Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Hacia el desastre

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
lunes, 5 de julio de 2010, 06:45 h (CET)
La Historia se repite. De mil modos, Dios ha hablado y habla al hombre de todos los tiempos, descarriado, para que vuelva al buen camino. Con lenguaje intemporal, habla a todos y en todo tiempo. La respuesta es idéntica. Salmo 52. ”Dice el necio para sí: “No hay Dios”.Se han corrompido, cometiendo execraciones, no hay quien obre el bien. Dios observa desde el cielo a los hijos de Adán, para ver si hay alguno sensato, que busque a Dios. Todos se extravían igualmente obstinados, no hay uno que obre bien, ni uno solo. Pero, ¿no aprenderán los malhechores, que devoran a mi pueblo como pan y no invocan al Señor?.Pues temblarán de espanto, porque Dios esparce los huesos del agresor y serán derrotados porque Dios los rechaza”.

Dios no es ni puede ser indiferente ante el mal cometido libremente por su creatura el hombre. El bien y el mal que éste hace, tarde o temprano, pasará factura. He aquí lo que uno de los profetas de Israel, Amós, frente a la depravación del pueblo, decía en nombre de Dios: “Mirad que llegan días-oráculo del Señor-en que enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de escuchar la Palabra del Señor. Irán vacilantes de oriente a occidente, de norte a sur; vagarán buscando la palabra del Señor y no la encontrarán. En parte se está ya cumpliendo el oráculo de Amós. Muchísima gente no se guía por la Palabra de Dios; no distingue el bien del mal; por el relativismo imperante, llama bien al mal y viceversa. El confusionismo más alarmante impera por doquier. Sólo los que oyen la Palabra de Dios, caminan a la luz de Dios y viven felices.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris