Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La abstinencia y la fidelidad garantizan la felicidad

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
viernes, 2 de julio de 2010, 06:47 h (CET)
Los laboratorios Pfizer adquirieron a la multinacional Wyeth que fabrica y vende condones, píldoras abortivas y anticonceptivas, por ello, Pfizer amplía con su cuota de mercado en el negocio de la muerte. Muchos usuarios reaccionan adquiriendo fármacos alternativos con el mismo principio activo. Así que, laboratorios como Bayer o el propio Pfizer, esconden la prescripción del medicamento bajo el título de “anticonceptivos de emergencia.”

Por otra parte, en la Ciudad de México se congregaron los ministros de Salud y Educación para frenar la lacra del sida en Latinoamérica y el Caribe. En el acontecimiento, delegados del área caribeña resolvieron introducir el impulso de la abstinencia antes del matrimonio y de la fidelidad después de los esponsales. Estas propuestas fueron rechazadas radicalmente.

Es cierto que durante los últimos años la sociedad ha preparado a sus hijos, no para que consigan ser mayores, sino para que sean adolescentes perennes, incapaces de realizarse como personas adultas. Esto se evidencia en la conducta de los muchachos, que son mezquinos por el arranque hacia la pesquisa del deleite individual. En los jóvenes ya no sirven los juguetes sino las drogas; ya no sirven los esféricos sino el alcohol; ya no sirven las golosinas sino el sexo.

¿Quiénes ganan? Los fabricantes de condones que se enriquecen con el apasionamiento carnal. Las jóvenes acaban en los chiringuitos abortistas, como Planned Parenthood, de ganancias millonarias.

De ahí la ingenuidad de los Ministros de Salud y Educación, al obstaculizar el impulso de la abstinencia antes y la fidelidad después del matrimonio, porque su interés real no es la felicidad de los adolescentes, sino apartar de ellos todo tipo de equilibrio personal. Propagan el preservativo y el comprimido del día después, porque estos hábitos ofrecen “placer sin consecuencias”, mientras que la abstinencia y la fidelidad exigen disciplina y arrojo, que la juventud actual rehúsa.

Si se educara a los adolescentes, éstos se fortalecerían, lo que haría más espinoso manosear sus inclinaciones en el consumo. Como resultado, la especulación de los fabricantes de preservativos no obtendrían las millonarias ganancias.

Noticias relacionadas

La crueldad del desarraigo

“Uno vive del donarse y del acogerse"

Con Sáenz de Santamaría el PP sería un zombi errante

“Modificar el pasado no es modificar un solo hecho: es anular sus consecuencias, que tienden a ser infinitas.”J.L.B. – “La otra muerte de El Aleph”

Pedro Sánchez se hizo un Sánchez

El anunciado programa de Gobierno fue sustituido, sin más, por pinceladas

Sobre la Virgen del Carmen y su fiesta

J. Romo, Valladolid

En huelga por Cristiano

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris