Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La verdad y el amor

Gabriel Roselló (Madrid)
Redacción
viernes, 2 de julio de 2010, 06:42 h (CET)
Desde los dominios públicos se está propagando una doble moral en muchos ámbitos de la existencia. Esto provoca un clima de una total permisividad. Ha aparecido una mentalidad que ha aceptado que el fin justifica los medios, todo vale, y es legítimo con tal de que sea válido para hacerse rico, conseguir el triunfo particular o gozar de una felicidad sin medida. Es el afán de imponer una precisada idea de la existencia de signo laicista.

Se ha originado una devastación de la vida moral y se ha provocado un gran vacío humano que no propone otra cosa que la pura pelea por los encantos o el regocijo narcisista, la vacilación ante la verdad y el desaliento al no descubrir una senda hacia ella. Todo esto ha provocado una perversión ambiental que devasta las certezas morales más básicas. La fortuna repugnante obtenida fraudulentamente, establece uno de los fenómenos con más potencia corruptora, de modo especial el capital perverso del tráfico de estupefacientes.

Los cristianos debemos reaccionar para recuperar la dignidad del humano. No podemos consentir que el vacío moral, se prolongue, nos debemos comprometer a conseguir que se realice la verdad en el amor, ya que el amor y la verdad nos harán libres.

Noticias relacionadas

El coloniaje de las ONG

El extravagante aparato de propaganda y conglomerado ONG que sigue sobrevolando el Sahara se va quedando sin gasolina

Presos en el laberinto del mundo

Es hora de liberarnos de este egoísmo mundano

¿Es pecado ser patriota en España?

Algunos piensan que sí

Interinos con derechos laborales

Los profesores interinos en Asturias deben ser tratados con justicia por la Administración

Sss..., Soraya Sáenz de Santamaría y el alcalde de León

Era el sonido, sibilante y de aviso, que corría en el Hotel Ritz de Madrid entre los periodistas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris