Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Difama que algo queda

Enric Barrull (Gerona)
Redacción
viernes, 2 de julio de 2010, 06:41 h (CET)
En reiteradas ocasiones el Observatorio antidifamación religiosa, amparado por la legislación vigente y por los Acuerdos entre la Iglesia y el Estado, ha solicitado a las autoridades que intervengan y que no consientan más ofensas y burlas a la religión católica. Una vez más, viejas estrategias adquieren nuevas formas.

Añadida a la presión legislativa y social del laicismo que propugna el gobierno de Zapatero, la emisión de programas que desprecian el hecho religioso, reduciéndolo a algo grotesco y paranoico con los recursos más burdos y repugnantes que se pudiera pensar, no contribuye más que a crear un enrarecido clima de violencia social contra el núcleo básico de la persona humana, su conciencia y su razón de sentido. Permitir la proliferación de ciertos programas que escarnecen un bien que es precioso para millones de españoles y es sustancial en nuestra historia común al tiempo que se permiten y aplauden ofensas hechas por grupos no caracterizados por vivir el decoro, el buen gusto ni la caridad, es un síntoma elocuente de degeneración ética. Pero no dudemos que esta espiral no saldrá gratis; dañará, está dañando ya, las bases de nuestra convivencia y de nuestro futuro.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris