Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Que reviente Madrid

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
jueves, 1 de julio de 2010, 06:27 h (CET)
Que reviente Madrid. Sindicatos totalitarios dispuestos a impartir una lección de marxismo a la población y pisotear los derechos fundamentales de quienes quieren acudir a trabajar o, simplemente, pasear por las calles que con sus impuestos sufragan. Imposible llegar al aeropuerto de Barajas si no es pagando un pastón por un taxi o en coche. En vísperas de las vacaciones del 1 de julio, cuando miles de jóvenes –aunque debido a las políticas económicas de Rodríguez Zapatero este año serán muchos menos que en años anteriores; no hay dinero y el 40% de los madrileños no saldrán de la capital- partan hacia el extranjero para estudiar idiomas, a ver si así consiguen un empleo en esta España del paro desbocado. Esto, a los señoritos liberados, a la izquierda de los restaurantes de cinco tenedores, a los jetas de la casta parasitaria, a los oligarcas del régimen, les importa un colín. Que lo suyo no es defender a la libertad de las personas, sino mantener sus privilegios y tratar de liquidar al gobierno de Aguirre. Y más subvenciones. Que reviente Madrid.

Que reviente Madrid. La capital de lo que fuera España patas arriba. He ahí la solidaridad de los salvajes. Miles de asalariados, que son los que van en Metro (Toxo y Méndez van en coches del sindicato), al borde de un ataque de nervios porque hay que hacer oposición al PP. Que reviente Madrid.

Que reviente Madrid. En el Gobierno autonómico alguien se ha pasado de listo al tratar de aprovechar el tijeretazo metido por ZP a los sueldos de los funcionarios para pagar cosas tan importantes como las embajadas catalanas extendiéndolo a las empresas públicas, sujetas por ley a convenio colectivo. Y es que, aunque resulte sarcástico después del golpe perpetrado esta misma semana contra la socialdemócrata Constitución de 1978 por los “progresistas” que nos van a hacer retroceder décadas, las leyes están para cumplirse. Y en España, mientras no mande el sentido común, los convenios colectivos no pueden ser derogados a golpe de decretazo, ni aunque quien lo haga sea doña Esperanza Aguirre, empeñada en sostener el ruinoso Welfare State. Mientras los trabajadores de alguna empresa pública se organizan silenciosamente, al margen de los sindicatos, para llevar al gobierno regional a los tribunales, los mismos sindicatos que callan ante 5 millones de parados porque son parados del socialismo, que ya se sabe que la miseria si es socialista está justificada, se han apuntado a la violencia contra la ciudadanía. Que reviente Madrid.

Que reviente Madrid. A la señora De la Vega se la nota encantada. Será por el sufrimiento de las personas hacinadas en los autobuses intentando llegar a sus puestos de trabajo. ¿Se comprará 3 ó 4 modelitos de alta costura para celebrarlo? Que reviente Madrid.

Que reviente Madrid. A Alberto Ruiz-Gallardón le importa una higa. Se ampara en que es imposible dar servicio así de repente a 2 millones de personas y fin. Sólo con los 500 millones que el señorito se ha gastado en remodelar su palacete se podrían fletar flotas y flotas de autobuses para garantizar el transporte. ¿Para la plebe? Puag. Que reviente Madrid.

Que reviente Madrid. Una vez más las administraciones, todas, demostrando su incapacidad para garantizar la libertad de los ciudadanos. Es decir, demostrando que son parte del problema y no de la solución. ¿Dónde están las fuerzas del orden? ¿Y los jueces? ¿Para qué sirve la artificiosa y artificial Comunidad de Madrid? ¿Y el ayuntamiento? ¿Y el gobierno de la nación? Que reviente Madrid.

Entre todos los oligarcas lo reventaron. Los que salimos perdiendo, como siempre, aquellos a quienes los unos y los otros dicen defender. Los de a pie. A nosotros es a los que toda esta tropa revienta. Por dejarnos.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris