Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Entrevistas

“Hay que intentar dar siempre lo mejor de uno mismo sin cabrearse con el mundo”

Cristina Brondo, actriz
Redacción
domingo, 30 de mayo de 2010, 22:33 h (CET)
Los más de cuarenta papeles interpretados por Cristina Brondo, entre películas, series y obras de teatro, confirman que esta joven actriz barcelonesa lleva media vida dedicada a la interpretación. Sencilla, simpática y extrovertida, confía en el respaldo de su familia y amigos para que los pies no se le separen demasiado de la tierra. Su primer trabajo en televisión fue en Poble Nou, una serie para la sobremesa producida por TV3 en los años noventa, y el último, Herederos, el gran éxito de TVE de la pasada temporada.

Aunque le habría encantado ser Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes, Cristina Brondo demuestra su profesionalidad y versatilidad metiéndose en la piel de una ex actriz de cine porno para participar en La isla de los nominados, la apuesta de Cuatro para el verano. Dirigida por Luis Guridi [Camera Café], es una comedia en la que los concursantes de un reality show, interpretados por Arturo Valls y César Sarachu, entre otros, son, sin saberlo, los únicos supervivientes tras una catástrofe mundial. Esto, confiesa Cristina, es lo más cerca que va a estar nunca de un reality.




Cristina Brondo.

Lucía Villanueva / SIGLO XXI

Diez años después de que los ‘reality shows’ aterrizaran en España, Cuatro nos sorprende con la primera serie de ficción dedicada a este fenómeno social. ¿Te parece un momento oportuno?

Creo que ha sido una gran idea porque todo el mundo, ya sea porque le gustan los realities o porque los critica, habla de ellos. Verlos desde este prisma del humor y de la autocrítica creo que puede ser muy sano y muy necesario.

¿Cómo crees que será la acogida de la serie por parte de la audiencia?

Mis amigas son para mí un muy buen baremo de los proyectos en los que participo y están ya enganchadísimas con la serie, sólo con los gags y las historias que les voy contando. Otra cosa es que en el sofá la quieras ver, claro. Pero creo que curiosidad va a haber, y eso ya es mucho y se agradece.

Después de tantos papeles dramáticos, ¿cómo te sientes haciendo comedia?

Nunca había hecho un papel como el de ahora. Mis padres, que conocen mi parte más cómica, están encantados y me dicen que ya era hora de que hiciera algo así. Empecé con un poco de miedo porque la comedia es muy difícil, pero me siento muy bien rodeada por el equipo. Además, la comedia tiene algo fabuloso y es que, aunque sea mucho más difícil que el drama, mentalmente no agota tanto. En el drama tienes que estar muy pendiente de dónde vienes, a dónde vas, de la línea del personaje... En la comedia, en cambio, haces un gag y en el siguiente podría decirse que vuelves a nacer.

¿Es más fácil o más difícil interpretar un personaje que sea muy distinto a ti?

Cuando es completamente diferente es más apasionante porque el reto es mayor, pero también tienes que ser consciente de dónde están tus limitaciones. Hay personajes que por desgracia sé que no voy a poder interpretar y eso también forma parte del saber escoger las películas y las series en las que participas.

¿Qué necesita una actriz para que su carrera siga adelante?

Necesita resistir e intentar dar siempre lo mejor sin cabrearse con el mundo. Cuando no salen las cosas es porque no tienen que salir y cuando cogen a otra persona es porque tenía que ser la otra y no tú. Hay que intentar ser positivo y tener tu vida y tu núcleo familiar, de pareja o amistades, muy sólido porque si no, se pueden producir ciertos desequilibrios emocionales que pueden hacer que al final tires la toalla.

¿Cuándo supiste que ibas a ser actriz?

Siempre digo que la vida es más inteligente que nosotros y lo de ser actriz me vino solo cuando era adolescente. Luego, cuando tenía unos 20 años, y empezó a ser difícil compaginarlo con los estudios, tuve que decidir tomármelo más en serio. Tuve una charla con mis padres y les dije: “Chicos, esto va en serio”. Y me arriesgué, dejé la facultad [estudiaba Filología hispánica] y me dediqué a esto al 100%.

¿Cómo viviste la popularidad siendo tan pequeña?

Es difícil, aunque en el momento no lo viví así, sino como algo muy divertido. Son sensaciones muy fuertes, que sientes en el momento en que tu personalidad todavía no está muy determinada y necesitas raíles para no perderte. Por suerte, mi familia estuvo muy cerca y muy atenta. También creo que lo supe llevar bastante bien psicológicamente a pesar de la edad porque, cuando acabó, supe entender que la popularidad no era la finalidad de mi trabajo. Había otra cosa que me gustaba más de mi trabajo que era la interpretación en sí y eso fue lo que me alentó a continuar.

¿Te sientes encasillada después de interpretar un papel durante mucho tiempo en una serie de televisión?

Son varios años de trabajo, la gente te ubica y a veces les cuesta verte en otro registro. Pero creo que hay que atreverse y arriesgar. Es la única manera de que no te encasillen, que uno mismo no se encasille.

Cuando estás inmersa en una producción, ¿cuál es el momento que más te gusta?

¡Cuando te llaman para darte el papel! [risas]. Eso es maravilloso. Luego llegan los miedos, pensando si lo sabrás hacer... También disfruto mucho los ensayos previos.

¿Cómo te enfrentas a un nuevo personaje?

Me gusta leer muchas veces el guión en diferentes momentos del día, del mes, incluso del año, si lo tengo desde hace tiempo, para que el personaje y la historia vayan calando poquito a poco y que luego, sin saber porqué, lo tengas dentro.

¿Qué sientes cuando escuchas la palabra “acción”?

Es una concentración innata. Puedes estar ese día mal, o bien, o con mil cosas en la cabeza, pero cuando dicen “acción” hay un clic que hace que te olvides del resto del mundo. Te abstraes y estás ahí y eso es lo mejor que puedes hacer. Yo ya lo tengo incorporadísimo, es una palabra que te sitúa, te coloca en un sitio.

¿Cuáles son tus directores favoritos?

En el cine español hay gente con muchísimo potencial. Me gusta mucho Fernando León de Aranoa; Julio Medem, aunque no he visto la última todavía; Juanma Bajo Ulloa, del que me encantó La madre muerta; y Alejandro Amenábar, porque todo lo que hace lo convierte en peliculón. Y también hay otros directores, como Daniel Sánchez Arévalo o Borja Cobeaga, que son muy jóvenes pero que lo tienen muy claro. Y ahora hace falta eso y que las productoras vuelvan a tener dinerito para invertir.

¿Te gustaría trabajar en Hollywood algún día?

Por supuesto. Tuve una oferta para participar en una película independiente pero no pudo ser porque tenía trabajo en España. No es que tenga una espina clavada por ello, pero me gustaría trabajar allí porque me gustan mucho las cosas bien hechas y los sitios donde la gente tiene un alto grado de profesionalidad. Y en Estados Unidos tengo la sensación de que es así. Cuando entras en un proyecto, todo el mundo tiene muy clara su función, respeta el trabajo del otro y eso me encantaría experimentarlo.

¿En qué te gusta emplear tu tiempo libre?

Me paso el día en la calle. Me gusta mucho salir con los amigos, comer fuera, cenar fuera… Me encanta hacer planes con mi chico de cine y cena o merienda y cine. Y si tengo más tiempo hago yoga o me apunto a clases de baile o de interpretación.

Naciste en Barcelona pero vives en Madrid. ¿Echas de menos tu ciudad?

No, Madrid es una ciudad fantástica con miles de opciones en la que no te aburres nunca. Cuando me canse del caos, volveré a la tranquilidad barcelonesa. Pero hoy por hoy es una ciudad que me pone las pilas y me está ayudando mucho en mi carrera.

¿Piensas en el futuro o te centras en lo que vives en el presente?

En esta profesión los futuros son muy inciertos y no puedes hacer planes porque una llamada de teléfono los puede romper en medio segundo. Es mejor vivir ad libitum e ir improvisando sobre la marcha. Cuando vas así, en la vida encaja todo y se sufre menos.

Además del rodaje de la serie, ¿qué otros proyectos tienes a corto plazo?

Dos películas en Argentina, una de ellas dirigida por mi pareja. Y el año que viene también tengo proyectos de teatro en Barcelona. Con eso también estoy con la familia, que eso está muy bien, y mis abuelos son muy mayorcitos…

Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris