Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Abracadabra!

Pepita Taboada (Málaga)
Redacción
viernes, 28 de mayo de 2010, 08:53 h (CET)
Me viene a la imaginación el recuerdo divertido de una de las populares historietas de Mafalda. En una de ellas se contaba el diálogo mantenido por Susanita y Miguelito. Venía a decir así: Susanita le pregunta a Miguelito: “¿Quieres que te adivine el porvenir?”. “Bueno”, contesta Miguelito que es bastante pasotilla. Ponte de espaldas y repite: “Conjuro, conjuro, que me adivine el futuro.” Así lo repite dócilmente Miguelito. “Ahora, ponte de frente, frótate la nariz con una carta y di: “Eca, eca, mi porvenir se aparezca”. Miguelito sin más se frota la nariz y “eca, eca…”

Susanita lo mira muy seria y sentencia: ¿“Si has sido capaz de hacer estas tonterías, no es difícil adivinar tu futuro: serás tonto”?

No está tan lejos de la realidad la postura de Miguelito. Muchas personas, hombres, mujeres, jóvenes y otros que no lo son tanto, confían en el “conjuro, conjuro” para que le adivinen el futuro.

Existe más de una cadena televisiva que ofrecen a los incautos soluciones y adivinanzas de sus problemas por unos cuantos euros que ya se encargan los “adivinos” de prolongar convenientemente, como también no pocos que se denominan futurólogos y aprovechan la incultura existente para conseguir pingües beneficios.

Pero el caso es que ni los astros ni las cartas, ni las bolas de cristal sirven para adivinar futuro alguno y desde luego lo que no hay es algo parecido a intervenciones divinas, aunque no falten a veces invocaciones a lo alto. Dios se comunica con el hombre de otra manera.

El hombre ha sentido en todas las épocas interés por conocer el porvenir; en algunos casos, especialmente en tiempos de decadencia religiosa, este interés se convirtió en preocupación obsesiva e infantil credulidad. De ahí que el desconocimiento de la religión propicie el error, resultando, al menos, curioso comprobar que personas que se creen a pies juntillas lo “revelado” por el rey de bastos o la sota de espadas, no aceptan o se despreocupan de la auténtica Verdad que está en el Evangelio. Confían en la “Antonia” de turno que les asegura el éxito en la vida porque se lo “dice” el as de oros, y no se fían de las enseñanzas de Jesucristo que fue el único que dijo. “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”.

En el fondo lo que se busca ansiosamente es una respuesta a la multitud de interrogantes, problemas e inseguridades que rodea la vida humana, pero el camino elegido no pasa de ser una inocentada.

Hay siempre respuestas y soluciones auténticas y serias a cualquier problema humano. Lo que es necesario es estudiar en serio, formar la conciencia huir de lo fácil y no extasiarse ante las “abracadabras”.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris