Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Apoyar ¿a quién?

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
jueves, 27 de mayo de 2010, 07:58 h (CET)
En estos días no deja de escucharse en los distintos mentideros políticos que los diferentes partidos deberían olvidar sus diferencias para enfrentar juntos la crisis que padecemos, que es nacional; pero, claro, uno se pregunta: ¿para que dirija la supuesta recuperación quién, los magos de la improvisación?..., ¿tal vez quienes negaron la crisis?..., ¿acaso los que llamaron traidores a quienes decían que existía una crisis?..., ¿o quizás a quienes, lejos de solucionar nada, han multiplicado el daño?...

Disiento por completo de estos unificadores de voluntades que parecen no comprender el problema, razón por la cual difícilmente podrán solucionarlo. No se pude apoyar al que ha causado el daño, y mucho menos compartir viaje con quien se ha decantado como incapaz absoluto. Apoyar al PSOE no sería sino multiplicar el dolo, y quienes se unan a su cuerda, más pronto que tarde sufrirán en su propia piel el descrédito que encenaga al actual Ejecutivo: sería un acto suicida, políticamente hablando.

El PSOE, siendo veraces, nunca supo hacer nada positivo. Las épocas aparentemente buenas que ha disfrutado España mientras este partido estaba en el poder, han sido propiciadas por un efecto rebote de cuanto sucedía fuera de nuestras fronteras. Si en nuestro entorno han venido mal dadas, bien se vio con Felipe González y ahora con Zapatero que su incapacidad es absoluta y total, que ni son de izquierdas ni tienen ideas claras: el PSOE es un partido que sólo está interesado en el PSOE. Ninguno de sus integrantes supo anticiparse a ninguno de los males que nos vinieron de dentro o de fuera, y, aun cuando otros advirtieron que venía el lobo, les tildaron de exagerados, alarmistas y antipatriotas, a pesar de tener a ese mismo lobo devorándonos los fondillos. No es que hayan tenido un error o una falta de previsión, que son frases cortas que se acaban enseguida, sino que nos han sumergido en una debacle que nos arrastrará al país entero a la penuria durante decenios, y poco les ha importado tirar primero que de nadie de aquéllos a los que decían defender, siempre interesados en un único objetivo: ellos mismos.

Nunca le importó al PSOE otra cosa que sí mismo, ni en la economía, ni en la paz social ni en la cuestión del terrorismo. Quieren protagonismo, votos para continuar en el poder, no para mejorar ninguna sociedad, sino para colocar a sus criaturas en los puestos de control social y poder manejar un futuro que prefiero no graficar en esta columna. Ya quienes han leído alguna de mis obras de interés político saben que afirmo reiteradamente que este partido de supuestas izquierdas fue creado exprofeso para destruir a las izquierdas. Los que le votaron creyéndole obrero o socialista, se habrán quedado –hechos obligan- con un par de palmos de narices, supongo.

No; dudo que la solución a nuestros problemas actuales pase por ninguna clase de apoyo a este partido que nos ha traído tantos males, sino que es necesario deponerlo en unas elecciones anticipadas, porque así no podemos seguir. Y es necesario hacerlo, aunque corramos el riesgo –cierto- de que para mantenerse en el poder desentierren los fantasmas de la pasada Guerra Civil y traten de resucitar a las dos Españas, enfrentándolas. Esa baza, y la de un pacto con ETA para que abandone la lucha armada, son las dos únicas bazas que les quedan por jugar, y que nadie tenga dudas de que las llevarán hasta sus últimas consecuencias. Los males que padecemos, comparados con los que todavía pueden producir, hasta podrían parecernos irrisorios.

El partido en el gobierno, actualmente, es el gran obstáculo. Tal vez ahora que se ha quitado la careta y que se está mostrando tal cual es, con todas sus taras e incapacidades, se comprenda mejor a quienes dijimos una vez y otra que es el enemigo, que es el problema, que no es lo que nuestra sociedad o España necesita. No necesitamos quienes nos arruinen, ni quienes nos dividan, ni quienes se metan con sus absurdas legislaciones en lo más sagrado de nuestros hogares o con lo más granado de nuestros principios, y, ni mucho menos, quienes nos tomen por tontos. En fin, que quien tenga un poquitín de memoria, que considere el bagaje de estos seis años y el cómo estábamos entonces y cómo estamos ahora, y que luego decida por sí mismo. las elecciones anticipadas no son un lujo, sino la principal necesidad que ahora tiene España.

Noticias relacionadas

Para las gentes de voluntad no hay ocasos

Necesitamos voluntad de cambio ante la infinidad de desafíos graves que nos circundan por doquier

Helenismo

Una época de incertidumbre y de búsqueda de sentido

Contubernio de Podemos y separatistas. Sánchez va por libre

“No hay ninguna absurdez tan obvia que no pueda ser firmemente plantada en la cabeza de un hombre si simplemente comienza a imponérsela antes de los cinco años de edad, repitiéndola constantemente con un aire de gran solemnidad” A. Schopenhauer

Corte de Magas. Corta de miras

La diputada del PdeCat, Lourdes Ciuró, “obsequió” en el último Pleno con un efusivo corte de mangas al también diputado por Ciudadanos, Toni Cantó

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris