Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El déficit

Ángel Morillo Triviño
Redacción
lunes, 24 de mayo de 2010, 09:32 h (CET)
Si, como parece, el déficit público está provocado, entre otros muchas torpezas, también, por los respaldos que se han hecho a la Banca (ya saben, el FROB que, no se lo pierdan, puede llegar hasta ¡90.000 millones de €!), uno se pregunta si el problema no es saber cuándo se nos van a restituir esas capitales ¿pignoraciones?, y a qué interés, para poder remediar nuestras cuentas públicas.

Da la impresión de que, si se suben los impuestos para arreglar la más que ardua cuestión de ingresos y gastos públicos, es, quizás, porque nunca se piensa recuperar lo invertido en “sanear” las entidades financieras. Lo que nos lleva a pensar que no es un empréstito sino una dádiva en lo que ha consistido la trágala que, junto con las ineptitudes (y ciertas “disposiciones” para ganar las pasadas elecciones, como lo fueron el cheque bebé y los famosos 400 € a todo el mundo, incluidos los “pobres” que tienen ingresos anuales de más de un millón de €), tiene al Estado al borde de la ruina.

Sin entrar en que, aparte de los directivos y ejecutivos bancarios que se llevan un buen pellizco (la media es de más de dos millones de € año), la POLÍTICA salvará parte del saqueo financiero con los créditos necesarios para elecciones, etc., etc. que luego serán condonados (que no es otra cosa que una vulgar martingala pública o, si lo prefieren, la “corrupción legitimada”), nos encontramos con que no sólo con subida de impuestos se arregla la “falacia encubierta” y es necesario reducir el gasto. Lo que, según parece, se va a llevar a cabo con una pantomima direccional insuficiente (por ejemplo, eliminar la dirección de la Biblioteca Nacional) y la supresión de altos cargos (o bajándoles nimiamente el bochornoso salario que perciben, muchos presumiendo de ser de izquierdas y tan contentos como la Sra. Pajín con sus más de 20.000 € mensuales) y reducción del funcionariado y personal contratado en general que, además, va ver rebajado un 5% su salario... su desproporcionado salario (el de mi esposa, auxiliar sanitaria en una residencia de ancianos, es de 928 € al mes por trabajar no sólo en la jornada habitual sino también en domingos, festivos y en turnos de mañana, tarde y noche a capricho del comisario político que tiene de jefe de personal). Y eso sí, sin tener en cuenta que lo del 32-34% de funcionarios no es común a todas las CCAA, sino algo muy significativamente extremeño y de la forma equívoca de gobernar esta tierra que tiene la política que aquí se hace (en claro afán de perpetuarse como el PRI de México, que esperemos no convierta Badajoz o Cáceres –Plasencia no está tan lejos- en “florecimientos” como Ciudad Juárez), pues el resto del País no llega en ningún caso a la media europea.

Por tanto, a mi modo de ver, para que España sea económicamente viable y no haya déficit público es necesaria una reforma política y administrativa, ya que, es insoportable mantener más de cien mil políticos (entre los que, para remate, muchos más de la mitad son, con perdón, simples “timbreros”, y en Extremadura, además, vasallos de los no más de cinco “nobles” que disponen) y muchos miles y miles de sindicalistas liberados (una gran parte de ellos producto de la canonjía) que también viven del “cajón” del Estado. Además de, evidentemente, haciendo que paguen las élites deportivas y las “otras”; fiscalizando bien las famosas SICAVs y el patrimonio de los ricos y hacendados (diez mil sólo en Extremadura); combatiendo con dureza el fraude fiscal, la superchería del desempleo (para que estén todos los que tienen que estar y no estén los que no están, y no se puedan utilizar las cifras para intimidar) y la economía sumergida; con una buena legislación contable para la empresa (para todo tipo de empresas, dejando los leasing y renting –el mercedes que se lo compre cada uno con sus dineros- sólo para útiles, maquinaria y vehículos industriales) y, por supuesto, estableciendo un SMI acorde con los tiempos que corren (no menos de mil € y seguirá siendo de los más bajos de la UE) para regularizar todos los salarios que serán los que traigan el consumo necesario para crear empleo y, obviamente, llenar las arcas del Reino. Y como norma extraordinaria, por descontado, haciendo que esos funcionarios (no los honrados, que son la mayoría) hagan su trabajo y no pierdan la mitad del día “fumando, de baja y en otros menesteres (sobre todo políticos)”.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris