Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Encerrados dentro de una parcela ideológica

David S. Broder
David S. Broder
lunes, 24 de mayo de 2010, 07:09 h (CET)
WASHINGTON -- Recorrido medio camino de la temporada de primarias de 2010, la tensión fundamental dentro del sistema político estadounidense se está volviendo más clara: Un gobierno de izquierdas lucha por imponer su agenda a un electorado cada vez más receptivo a un movimiento activista conservador que opera dentro del Partido Republicano.

Manifestado sobre todo en los episodios periódicos de apoyo del movimiento de protesta fiscal a los candidatos de la derecha a gobernador o senador, las fuerzas contrarrevolucionarias acaban de poner a prueba su fortaleza directamente contra las mayorías Demócratas que arrebataron el poder a George W. Bush en 2006 y que remataron esa toma del poder en 2008 con la elección de Barack Obama.

Lastrados por el peso de intentar implantar las medidas progresistas a cuenta de las cuales fueron elegidos oficialmente y sufragar el gasto que heredaron de dos guerras y la colosal recesión que les llevó a ocupar los cargos, los Demócratas se enfrentan a una reacción popular contra las políticas intervencionistas y caras que Obama entre otros han seguido.

El enfrentamiento ha dominado este curso legislativo del Congreso con enfrentamientos enrocados motivados por la reforma sanitaria y la regulación financiera que han ampliado la brecha ideológica entre los partidos.

La intensidad y la constancia del enfrentamiento legislativo han negado a la opinión pública uno de los principales objetivos a los que aspiraba el electorado al elegir a Obama -- la tregua entre las formaciones. Pero no está claro aún que los Republicanos vayan a ser castigados por declarar la guerra al presidente.

Los Republicanos han explotado este nuevo énfasis en la austeridad pública con significativas victorias electorales en estados normalmente Demócratas como Nueva Jersey o Massachusetts, y apuntan derrotas potenciales para los Demócratas en Illinois, Delaware y Pennsylvania.

En el ínterin, los electores de ambos partidos están demostrando la inestabilidad de los gustos previos al rechazar a los cargos titulares aparentemente asentados en favor de aspirantes desconocidos en estados tan diferentes como Utah, Florida, Arkansas y, una vez más, Pennsylvania.

Esto ha convertido al Senador de Pennsylvania durante cinco mandatos Arlen Specter en la figura arquetipo de este año, un caballero expulsado literalmente del Partido Republicano por el desafío de un ex congresista novato y el movimiento de protesta fiscal pobremente financiado, y a continuación derribado en su nuevo lugar dentro de las primarias Demócratas por un Joe Sestak aún más desconocido, un extraño para la mayoría de los electores del estado hasta que empezaron a emitirse sus anuncios tres semanas antes del día de las elecciones.

En su euforia injustificada tras derrotar a Specter, cuyo transfuguismo es el ejemplo inefable del interés egoísta calculado que los electores asocian con los políticos profesionales, Sestak anunciaba que su victoria era "un triunfo del pueblo, sobre el estamento, sobre el estatus quo, incluso sobre Washington, D.C".

Al añadir a la capital a su lista de derrotados, Sestak parecía indicar su falta de respeto a Obama, que dio su apoyo encarecido a Specter. Y eso destaca uno de los grandes interrogantes de la tensión no resuelta a la que ahora se enfrentan los candidatos Demócratas: si postularse al calor de Obama o en su contra.

Los Republicanos del Congreso hicieron su elección hace más de un año cuando decidieron enfrentarse a Obama a cuenta incluso de la ley de estímulo que inyectó miles de millones a sus propios distritos electorales castigados por la recesión. A medida que pasa el tiempo y los indicios de recuperación económica se han vuelto más evidentes, Obama ha demostrado una firmeza creciente al defender sus propias medidas anticipadas y condenar la oposición Republicana.

Pero los Demócratas siguen nerviosos con la idea de cerrar filas junto a Obama. Entre ellos hay más dispuestos a apostar sus posibilidades a que los Republicanos se dejen arrastrar demasiado a la derecha de los que se apuntan a prometer apoyar al presidente en futuros enfrentamientos para hacer frente al reto del déficit fiscal.

La combinación de un entorno político volátil y la forma improvisada de abordar las legislativas dificulta que los Demócratas cierren filas tras el presidente. Pero hasta el momento, no han descubierto otra estrategia.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris