Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   memoria histórica   Historia  

Desmemoria histórica

“Dicen los viejos que en este país hubo una guerra, y que hay dos Españas que guardan aún el rencor de viejas deudas”
Francisco J. Caparrós
martes, 10 de enero de 2017, 00:37 h (CET)
Puede parecer muy poco probable que en este bendito país de contrastes, y con los altos niveles de escolarización que se han alcanzado en estas últimas décadas post transición, todavía haya gente de dieciocho en adelante que ignore que en los primeros años del segundo tercio del siglo XX tuvo lugar una sangrienta conflagración fratricida que dividió a España en dos facciones ferozmente confrontadas, y sin embargo la hay. Una prueba más que irrefutable de lo que digo ha circulado alegremente por la red de redes, donde cualquiera que dispusiese de conexión a internet, un mínimo de curiosidad y arrestos suficientes como para tragarse, aunque breve, un fragmento del infame concurso “Ahora caigo” de Antena 3, podía ser testigo de cómo el público asistente se echaba las manos a la cabeza sorprendido por la ignorancia supina de los dos concursantes que en aquel momento se encuentran dirimiendo sus fuerzas, el uno para asegurar su estatus y el otro para lograr usurpárselo.

No deseo extenderme tanto en la forma como con el fondo, que después de todo es de lo que trata en realidad este artículo: olvidar nuestra historia, por ajena y vetusta que nos pueda parecer, conlleva en sí misma el peligro de que ésta vuelva a repetirse; frase en exceso trillada, eso es cierto, pero que aun así no deja de ser amargamente axiomática. Aunque tampoco es cuestión de estar dándole continuamente a esa suerte de manivela cuántica que nos retrotrae de modo preocupante en el tiempo, puesto que ni es sana tal vehemencia para nosotros ni justa para aquellos que nos suceden. De eso se quejan algunos, por cierto, pero sin excesiva razón cuando confunden memoria con desagravio. La una sin la otra, por extraño que pueda parecer, es posible. Si hemos llegado hasta aquí, sin sacarnos los españoles nuevamente los ojos unos a otros quiero decir, es porque por ambas partes se han ido respetando unos límites que en un pasado no muy lejano se transgredieron.

Por fortuna en Baleares, comunidad autónoma desde la que transcribo estas sucintas líneas, nos hemos tomado muy en serio la denostada Ley de la Memoria Histórica. Así pues, por una vez y sin que sirva de precedente, puedo decir que somos ejemplo de algo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original

La gestualidad de Sánchez y su incondicional apoyo mediático progre

“Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento” Albert Einstein

Cándida candidata del PP en Madrid

‘Cándida’, según el diccionario, es el adjetivo que califica a la ingenua que no tiene malicia ni doblez, o que es simple, poco advertida

Respetar es sinónimo de libertad

¿Podemos cortar de raíz toda manifestación contraria al sentir del pueblo?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris