Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   ANÁLISIS / CLUB ATLÉTICO DE MADRID   -   Sección:   Fútbol

Quique Sánchez Flores devuelve la grandeza al Atlético de Madrid

El Atleti sumó el segundo título europeo de su historia tras proclamarse campeón de la Europa League con un Forlán estelar
Redacción
viernes, 21 de mayo de 2010, 22:57 h (CET)
Daniel Sanabria / Corresponsal Atlético de Madrid




Forán fue el héroe de la final de Hamburgo. (UEFA)



Paradojas del destino, ha sido un entrenador que llegó de rebote al club a mitad de temporada el que ha devuelto la vitola de campeón al Atlético de Madrid. Vitola que nunca debió perder y que tras más de diez años envuelto en una espiral de vulgaridad ha recuperado gracias a la inteligencia y la picardía de Quique Flores, auténtico responsable del éxito rojiblanco.

Y es que hasta la llegada del técnico madrileño al banquillo colchonero el Atlético no poseía identidad alguna. Hundido en Liga desde la primera jornada, llegó a vislumbrar fantasmas de un pasado reciente mientras peleaba por salir de los puestos de descenso. Abel fue el técnico que empezó la temporada y que fue sustituido a finales de octubre, cuando por entonces el Atlético encadenaba un ridículo detrás de otro y caía eliminado de manera prematura en la fase de liguilla de la Champions League. Ante la negativa de Laudrup y la indecisión de Spalleti, la directiva rojiblanca apostó por Quique Flores, tercera opción en la agenda.

Bendita coyuntura, pensarán ahora los aficionados atléticos. Quique logró devolver al vestuario una confianza que había perdido hace meses, y que se reconfortó de tal manera que le llevó a disputar dos finales. Una ganada y otra perdida, que tratándose del Atleti desde luego que el vaso se ve medio lleno, sin duda. Y es que la final de la Europa League en Hamburgo ante el Fulham ya forma parte de las páginas más brillantes de la historia del Atleti. Una página con un nombre propio: Diego Forlán. Autor de los goles más decisivos del campeonato, el uruguayo ha logrado con la elástica rojiblanca el primer título de su vida, un recuerdo imborrable.

Una generación prometedora
Pero Quique Flores no sólo ha convertido una temporada abocada inicialmente al desastre en un año de magia e ilusión, sino que además ha ejercido como hombre de club. Su método de entrenamiento, inteligente y valiente donde los haya, ha devuelto al Atlético de Madrid parte de su perdida idiosincrasia. Dos nuevos futbolistas procedentes de la cantera ya se han convertido en insustituibles en el once inicial rojiblanco: Degea y Dominguez. Junto a ellos ha aparecido en numerosas ocasiones Ibrahim, un mini-yo de Adebayor que apunta maneras de delantero.

Ante la escasez de recursos, Quique volvió a tirar de metodología y recuperó para el fútbol a Reyes, que desde hacía meses estaba condenado por la afición rojiblanca. El sevillano ha completado una temporada sobresaliente y fue el artífice de la asistencia de Liverpool, un pase que será recordado eternamente en el club. Además, la llegada de Tiago en diciembre y su excelente rendimiento también fortaleció el centro del campo rojiblanco, que siempre pareció un barco a la deriva. Junto al portugués, Assunçao ha recuperado su mejor nivel y entre los dos han formado un tandem que parece seguro para la próxima temporada.

El lunar de la Copa del Rey
Tras encajar todas las piezas de este difícilisimo puzzle que es el Atlético de Madrid, Quique se plantó en el mes de mayo con dos finales en el bolsillo. Favorito en Hamburgo, dos goles de Diego Forlán no defraudaron las ilusiones de la afición atlética, tan necesitada de alegrías. Peor suerte tuvieron los colchoneros en la final de Copa del Rey, donde dos fogonazos de un Sevilla muy bien armado terminaron con las esperanzas rojiblancas. A pesar de ello, la afición madrileña dio una lección de comportamiento ovacionando a su equipo y despidiéndole al grito de “campeones, campeones” mientras algunos futbolistas derramaban sus lágrimas sobre el césped del Camp Nou. Una imagen imborrable.

Y así terminó una temporada de sobresaltos para el Atlético de Madrid; una temporada donde Asenjo perdió su aureola de promesa y su ligamento cruzado, donde Maxi se despedía a mitad de curso tras cinco años como rojiblanco y donde Agüero pudo jugar su último partido como futbolista del Atlético de Madrid. Sin duda, una temporada intensa.

Noticias relacionadas

El Barça se divierte antes del Clásico

Los de Valverde ganan fácil a un flojo Dépor para llegar al Clásico con 11 puntos sobre el Madrid

Paco Alcácer, unas tres semanas de baja

Sustituido por Aeix Vidal a los veinte minutos

El Real Madrid renueva el título de campeón del mundo tras derrotar al Gremio

Tercer mundialito de los blancos

Torres rescata al Atlético (1-0)

Los colchoneros se colocan segundos

Un Cádiz lanzado se pone líder antes del Huesca-Lugo

Los andaluces encontraron más huecos en la segunda mitad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris