Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Una mezcla heterogénea, que no una protesta fiscal

E. J. Dionne
E. J. Dionne
viernes, 21 de mayo de 2010, 07:08 h (CET)
PITTSBURGH - Casi todos los dogmas de la opinión generalizada sobre Washington se llevaron un varapalo en los comicios del martes. Pero aun así, los defensores de la narrativa política nacional única se aferran a las dificultades de los dos senadores titulares Demócratas para seguir predicando la misma explicación de siempre.

Es cierto que la noción de que titulares y cúpulas de formaciones atraviesan problemas logra cierto apoyo fruto de la derrota del Senador Arlen Specter en las primarias de Pensilvania y el fracaso de la Senadora Blanche Lincoln a la hora de evitar la eliminación en Arkansas. Pero las elecciones cuentan versiones diferentes.

Specter, un tránsfuga Republicano metido a Demócrata que fue derrotado por el Representante Joe Sestak, no pudo sobrevivir al que hasta la fecha ha sido el mejor anuncio de televisión del año. Relacionaba imágenes de Specter diciendo que cambiaba de formación para poder ser reelegido con un vídeo del Presidente George W. Bush dando su entusiasta apoyo a Specter en su anterior apuesta al Senado.

El doble golpe del anuncio resume las viscerales reacciones de los Demócratas contra un titular respaldado por las figuras relevantes de la formación, desde el Presidente Obama al Gobernador Ed Rendell. Los Demócratas siempre desconfiaron de Specter, su veterano enemigo, y la tónica anti-Bush sigue siendo el grito de guerra Demócrata que el partido puede seguir invocando para estimular la participación de los simpatizantes incondicionales este otoño.

Que el apoyo a Specter se derrumbara tan rápidamente en todos lados fuera de Filadelfia sugiere lo débil que hubiera sido compitiendo contra el candidato conservador Republicano Pat Toomey. Los líderes del partido que respaldaron a Specter pueden no obstante sentirse aliviados de que los electores eligieran al candidato más fuerte de cara a noviembre.

En cuanto a Lincoln, ya era la titular Demócrata en el Senado más expuesta. La campaña rezagada del teniente de la gobernación Bill Halter explotó esta debilidad y forzó el resultado. Él maridó el voto de protesta generalizado con los agravios concretos de los grupos de izquierdas contra la inconsistente trayectoria de Lincoln en materias tales como derechos sindicales y sanidad.

Rand Paul consideró su vuelco en el estamento Republicano de Kentucky en las primarias al Senado como un triunfo del movimiento de protesta fiscal. Cosa que fue. Pero el movimiento de protesta fiscal tiene aún por demostrar que es algo más que un movimiento interno de protesta de derechas. No hay pruebas aún de su influencia fuera del Partido Republicano, pero el martes hubo pruebas de que hay límites al ánimo anti-gobierno que supuestamente está barriendo el país.

En Arizona -- al que nadie puede considerar un estado progresista -- los electores apoyaron una subida tributaria temporal del impuesto sobre las ventas de 5,6 a 6,6 centavos de dólar, para recaudar 1.000 millones de dólares anuales. Esto, acompañado de una importante subida fiscal a las empresas y las rentas más altas apoyada por los votantes de Oregón a principios de este año, sugiere un electorado práctico que es reflexivamente menos contrario a los impuestos o al gobierno de lo que los defensores del movimiento de protesta fiscal nos han hecho creer.

El resultado más significativo de cara al otoño fue el éxito de los Demócratas conservando el escaño de la Cámara de Pennsylvania que quedó vacante con la muerte de John Murtha. El Demócrata Mark Critz logró una impresionante victoria de seis puntos sobre el Republicano Tim Burns al distanciarse de Obama y de las posturas progresistas en armas y aborto, pero también lanzando un mensaje económico implacablemente populista sobre el empleo y la deslocalización laboral. También prometió cumplir con la generosidad federal al estilo de Murtha.

Los Demócratas darán más importancia a esta victoria de la que tiene, teniendo en cuenta la trayectoria Demócrata en la zona. Pero el Distrito 12 de Pennsylvania es precisamente el tipo de escaño que los Republicanos van a necesitar para ganar este otoño si quieren hacerse con el control de la Cámara. Es, por ejemplo, el único distrito del país que pasó del Demócrata John Kerry en 2004 a John McCain en 2008.

Pero incluso si la popularidad de Obama en la región es inferior al nivel nacional, la campaña Republicana negativa de Burns contra Obama y la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi fracasó estrepitosamente. Los Demócratas, en el ínterin, están seguros de haber descubierto la fórmula para conservar algunos distritos más conservadores que ahora representan.

De los 56 escaños que arrebataron los Demócratas a los Republicanos en 2006 o bien en 2008, 23 votaron a McCain; en seis más, Obama obtuvo el 51% o menos. Son los que constituyen el núcleo de las esperanzas Republicanas y el motivo de que será difícil que los Republicanos (BEG ITAL)no(END ITAL) logren victorias en la Cámara este otoño.

Si los Demócratas saben conservar parte de estos distritos McCain, no sólo conservarán el control de la Cámara sino que pueden ser capaces de limitar los avances Republicanos a 25 escaños o menos. Tras la enorme creación de expectativas Republicanas, un resultado así sería una decepción. Es el motivo, paradójicamente, de que la opinión generalizada en Washington de inminente catástrofe Demócrata sea una de las mejores herramientas que el partido de Obama tiene a su favor.

Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris