Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Política   Trillo   -   Sección:   Opinión

Geriátricos políticos

La justicia no alcanzará a Trillo después de regresar de su idílico exilio inglés
Francisco Collado Campana
@fcolladocampana
lunes, 9 de enero de 2017, 00:15 h (CET)
La carrera política en España tiene un recorrido multinivel. A grandes rasgos, el inico se produce en el gobierno local, siendo alcalde o concejal con responsabilidades ejecutivas en el ayuntamiento. Al cabo de uno o dos mandatos, unos reducidos sujetos que han ejercido funciones en el ejecutivo municipal son promocionados como diputados autonómicos y/o nacionales. Bien se puede dar el caso, de ser primero parlamentario regional y posteriormente pasar al Congreso. Finalmente, el diputado puede formar parte del gobierno con un puesto como ministro o secretario de Estado. Y si la cosa sigue adelante, acabar en alguno de los conocidos cementerios de elefantes. Los “geriátricos políticos” o instituciones dirigidas hipotéticamente a aprovechar el bagaje de estos profesionales son variados. Entre ellos, se encuentra el Senado, un lugar que puede servir tanto de premio por la labor desempeñada en el partido como una forma de deshacerse de elementos incómodos. La diplomacia es otro lugar donde aparcar a estos ancianos que comparten silla con la vieja aristocracia castellana. Ahí está el reciente Wert que ha acabado en París por destruir nuestro sistema educativo. Y como no, las instituciones europeas y supranacionales que suponen una forma de salida de lo que podría definirse la esfera del Estado. Estos días se habla del caso del Yak-42 y de Ignacio Trillo. El Peter Baelish del aznarismo. El político perfecto que a todos cae bien y dispuesto a gestionar los temas más truculentos, taimados y sucios que necesite el príncipe. Parece que la justicia no alcanzará a Trillo después de regresar de su idílico exilio inglés, quien ya solicita ser integrado en el castizo Consejo de Estado que representa a la sociedad tanto como un simio al conjunto de los mamíferos.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Terror en Londres

El miedo volvió a estar presente en el centro de Londres

La esperanza le incumbe a toda existencia

No es de recibo que sigamos arruinando nuestra propia vida

La altura intelectual del debate parlamentario en España

El nivel de algunos oradores del Parlamento roza la más pura idiocia

Colección de ‘floreros’, sablistas y garrapatas

Muchos representantes políticos y ‘representantas’ llegan a las instituciones y a la política para vivir de ellas gracias a ella

Los viudos paraguayos de Rockefeller

David Rockefeller ya tenía veinte años cuando paraguayos y bolivianos se masacraban en el infierno del Chaco, sólo para decidir si Deterding o la Standard Oil se quedaban con el petróleo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris