Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Polarización parcial

E. J. Dionne
E. J. Dionne
miércoles, 19 de mayo de 2010, 06:50 h (CET)
WASHINGTON -- Las elecciones de este año pueden agravar las diferencias entre nuestros dos partidos políticos, pero no de la forma que menciona la mayoría de la gente.

Con dos Senadores Demócratas titulares en peligro en dos primarias más este martes, la opinión generalizada dice que Republicanos y Demócratas saldrán de estas elecciones más polarizados ideológicamente que nunca. Las primarias empujarán a los Republicanos a la derecha y a los Demócratas a la izquierda.

Eso es sólo una verdad a medias. Desde luego, los Republicanos terminarán el año siendo un partido de derechas filosóficamente más coherente. Pero los Demócratas, de registrar algún cambio, se volverán más diversos ideológicamente.

Dentro del Partido Republicano la derecha está en pie de guerra, y ni siquiera los titulares relativamente conservadores como el derrotado Senador de Utah Bob Bennett están seguros frente a los aspirantes de credenciales más conservadoras. Pero en muchas de las primarias Demócratas, los titulares no tienen problemas por no ser lo bastante progresistas, sino porque son los titulares.

El ejemplo de manual fueron las primarias de Virginia Occidental celebradas la pasada semana. El Representante Alan Mollohan se convertía en el primer titular de la Cámara en perder su escaño este año. Fue derrotado en gran medida por cuestiones éticas, y muchos electores simplemente decidieron que sus 14 mandatos en el Congreso eran suficientes. El triunfador fue el Senador del estado Mike Oliverio, reforzado por el firme apoyo de los grupos antiabortistas, y se mire por donde se mire, más (BEG ITAL)conservador(END ITAL) que Mollahan.

Pennsylvania podría producir un resultado impactante el martes. El Senador Arlen Specter, elegido por primera vez en 1980, desertó de los Republicanos a los Demócratas por temor a perder unas primarias Republicanas frente al conservador Pat Toomey. Ahora, a pesar de los apoyos recibidos del Presidente Obama, del Gobernador Ed Rendell y de virtualmente todo hijo de vecino en la cúpula Demócrata, Specter corre peligro de perder su escaño frente al Representante Joe Sestak. El congresista va a por Specter no por ideología, sino por la inconsistencia filosófica y partidista de sus 30 años de titular del escaño.

Mientras que Sestak no tiene el apoyo de los activistas progresistas de la red, es imposible caracterizar los comicios como un enfrentamiento entre la izquierda y el centro, teniendo en cuenta especialmente que Sestak apoyó el incremento de Obama en Afganistán mientras que Specter, intentando granjearse el favor de la izquierda Demócrata, votó en contra. "No deberíamos participar de la laboriosa y problemática tarea de la construcción de una identidad nacional", afirmaba el pacifista Specter recién convertido.

Los comicios de Pennsylvania ilustran la asimetría de lo que está sucediendo en los dos partidos: Al desplazar a Specter, Toomey ya ha desplazado a la derecha a los Republicanos. Pero Specter y Sestak vienen a habitar en el mismo espacio filosófico dentro del Partido Demócrata.

Las primarias Demócratas de Arkansas proporcionan lo que, a primera vista, parece ser lo más cerca que hay a un reto desde la izquierda frente a un moderado. La Senadora Blanche Lincoln, que probablemente sea la Demócrata más vulnerable este año, ha planteado un reto al teniente de la gobernación Bill Halter, firmemente respaldado por los grupos progresistas de Internet y los sindicatos.

Pero Lincoln, como Specter, tiene problemas en parte a causa de su transfuguismo, en particular durante la batalla de la reforma sanitaria. Los sindicatos también están indignados porque Lincoln, que con anterioridad apoyó la Ley de Libertad de Elección de la Plantilla (EFCA) que facilita el trabajo a los sindicatos, más tarde se volvió en contra.

Si Halter gana, los progresistas tendrán motivos para declarar victoria. Pero no está claro en absoluto lo progresista que es Halter, y él evita el adjetivo. Está a favor de la opción pública en la reforma sanitaria, pero ha evitado adoptar una postura en torno a la EFCA porque "ya no es el motivo del debate".

Y considere las elecciones extraordinarias del martes en Western Pennsylvania al escaño vacante que deja la muerte del Representante John Murtha. Entre los 435 escaños de la cámara, el del Distrito 12 de Pennsylvania es el único del país que pasó de John Kerry en 2004 a John McCain en 2008.

Mark Critz, el candidato Demócrata, trata la palabra "izquierdista" igual que si fuera un insulto. En uno de sus anuncios, Critz afirma en lenguaje llano: "Me opuse a la reforma sanitaria. Y soy detractor del aborto y partidario de llevar armas. No es de izquierdas".

Su contrincante Republicano, Tim Burns, se veía limitado a afirmar: "Él esta recaudando dinero de la izquierda para volver al distrito afirmando que no es uno de ellos. Es demencial". Bonito discurso, pero no convierte a Critz en alguien de izquierdas.

Aun así, los Demócratas conservadores como Critz huyen a la izquierda populista al hablar de economía. Ha convertido el carpetazo a los recortes fiscales y las críticas al NAFTA y los demás acuerdos comerciales, pasando por la deslocalización laboral, en asuntos centrales de su campaña. Lincoln, por su parte, está sopesando su dura propuesta para regular los productos económicos derivados dentro del anteproyecto de reforma financiera.

Pero todo esto subraya la diferencia real entre los dos partidos. Los Demócratas seguirán siendo una coalición diversa que lucha por cerrar filas en la izquierda, el centro y algunas regiones de la derecha. Los Republicanos, como podría decirle Arlen Specter, son los que están optando por la pureza ideológica.

Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris