Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La TV1 portavoz del PSOE

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 18 de mayo de 2010, 06:20 h (CET)
Es evidente que la TV pública, por desgracia para la audiencia y detrimento de la información veraz que se le podría exigir a un ente que se nutre del Tesoro público; siempre ha sido, en mayor o menor grado, correa de transmisión de la política del gobierno de turno. Si, durante la época del general Franco, se reprochaba a Radio Nacional y a la TV de ser la voz de la dictadura y se les reprochaba que censurasen las informaciones y que se ocultasen las malas noticias a los españoles, para favorecer al régimen; poco o nada podemos decir que se haya avanzado en democracia en cuanto se refiere a esta cuestión, porque no cabe duda de que la tendencia es la misma, los dirigentes de las distintas cadenas públicas son designados a dedo por quienes mandan y la censura, en este caso a cargo de los partidos que ostentan el poder de gobernar la nación, sigue las mismas orientaciones, prácticas intervencionistas y propagandísticas de antaño y que tanto reprochaban al gobierno “fascista” de la España (entonces sí lo era) del que ocupó el poder en esta nación durante cuarenta años.

Con la que está cayendo sobre la ciudadanía española; bajo el síndrome de nación que ha perdido parte de su soberanía, al estar obligada a actuar al dictado de lo que se decide desde fuera de nuestro país; cuando una parte importante de nuestro tejido industrial ha caído por el efecto crisis y casi un 20% de nuestros trabajadores están en el paro; resulta de una bajeza moral intolerable, de una irresponsabilidad inadmisible y de un oportunismo sectario incalificable el que, desde la SER, o desde la CNN del inefable señor Iñaki Gabilondo o desde El País o desde la TV1, se esté bombardeando literalmente a la audiencia con noticias tergiversadas, con programas de informaciones tendenciosas y con un elenco de profesionales dispuestos a lo que se les ordene desde las alturas, en una demostración del más puro servilismo sectario, indigno de unos personajes que crean opinión, que tienen la responsabilidad de relatar la verdad y que deberían ser, en la práctica de su cometido, un ejemplo de diafanidad, seriedad, rigor y honestidad, en cuanto a la pedagogía ética y la minuciosidad que se les puede exigir en su labor diaria de trasmitir las novedades noticiables, sin adulteraciones ni interpretaciones sesgadas, que pudieran crear una percepción equivocada en aquellos que los escuchan, fiados de que se les está informando rectamente.

Y me voy a referir a un tema que, por lo reiterativo, por la extensión con que se le prodiga, por la maldad que se esconde detrás de él y por lo que tiene de manipulación de la opinión pública a favor del partido socialista y del Gobierno de la nación; resulta especialmente odioso, no sólo por el momento en que se emite por la TV1, en el telediario de la noche, sino también por la forma en que la presentadora se regodea en su presentación, se recrea en su reiteración y se ensaña, con una falsa apariencia de imparcialidad, en cargar las tintas en la información, evidentemente sesgada y falta de objetividad, con el fin obvio de crear en la audiencia un estado de opinión favorable a las posturas gubernamentales; y todo ello en un momento en que, el Gobierno,, necesita oxígeno a causa de la presión que le está llegando del resto de Europa y de los EE.UU de América, para que tome medidas de austeridad que, sin duda alguna, suponen un drástico recorte de su cacareada política social y un fuerte aldabonazo a su deriva económica. Resulta intolerable que desde la TV1, la señora Pepa Bueno, nos sature la retina, cada día, con la repetición insistente y extensa de los avatares del caso Camps, naturalmente presentado desde la óptica que más le pueda favorecer al PSOE del señor Zapatero y perjudicar al partido de la oposición; alternando esta información del caso Gürtel con una prolija, tediosa y evidentemente bien orquestada serie de imágenes en las que se ensalza la figura del señor Garzón, el juez estrella, presentándolo como un verdadero mártir de la “extrema derecha” y de un tribunal, el Supremo, “manejado” desde el PP con el sólo fin de “vengarse” del magistrado por haber iniciado un juicio contra los “crímenes del franquismo”.

Parece ser que los jueces de izquierdas tienen patente de corso para poderse saltar las leyes y los procedimientos, cuando puedan pensar que estos constituyen un obstáculo para la aplicación de sus ideologías izquierdistas o revolucionarias. A algunos grupos de progresistas mal informados y a determinados sectores de progresistas “intelectuales” bien informados, les resulta más fácil y provechoso utilizar la demagogia fácil y contagiosa, para conseguir sus fines de enfrentar a la ciudadanía con la “derecha de siempre”, la que solo piensa en “machacar” a la clase obrera; con el claro objetivo de tratar de remediar la debacle de este Gobierno que sólo ha sabido llevarnos a la antesala de la bancarrota nacional, pero que está empeñado en renovar su mandato, pese a quien pese y por los medios que fueren, sin excluir el engaño, la mentira y la falsedad si, con ello, sale beneficiado. Así es como el PSOE ha puesto en marcha una más de sus campañas de intoxicación de la opinión pública, utilizando, para ello, su evidente control del 90% del sector mediático del país y poniendo en pie de guerra a sus más destacados elementos de propaganda como la inefable Leire Pajín, la agotada De la Vega, el versátil José Blanco o la misma Elena Valenciano experta en enredar las cosas. Conviene ahora proteger a Garzón, no porque se le tenga una especial simpatía, sino porque es útil para crear, a su alrededor, una aureola de antifranquista, redentor de la memoria de los republicanos y azote de la derecha “reaccionaria” y ¡no pierdan de vista este detalle!, porque, seguramente, sabe muchos secretos de la negociación de los socialistas con ETA y de otras intrigas del PSOE que no desean, de ninguna manera, que las pudiera hacer públicas.

En cualquier caso, mucho nos tememos que el señor Rodríguez Zapatero haya encontrado la horma de su zapato, algo que, como era de esperar, un día u otro le tenía que llegar. Era imposible que sus errores en el ámbito de la economía, su despilfarro en gastos sociales y su obcecación en conseguir transformar a la ciudadanía, erradicando el respeto a la familia; destruyendo, desde el Estado, el sentimiento religioso de gran parte de los españoles y aleccionando a la juventud en una filosofía relativista, que pretendía librarla de la “opresión” de la moral y la ética de la civilización cristiana; no acabaran pasándole factura y ésta, por mucho que le duela, le ha llegado desde fuera de nuestras fronteras, en forma de una severa advertencia formulada por el Eurogrupo, reafirmada por la señora Merkel y apostillada, como remate definitivo, por la llamada telefónica del señor Obama que, lejos de la interpretación que el PSOE pretende que nos traguemos, de que ha sido una conferencia amistosa y gratificante para nuestro Presidente, la cruda realidad es que, las palabras del presidente de los EE.UU, estuvieron impregnadas de crítica, de indignación y de urgencia, a modo de ultimátum, que fueron el puntapié en el trasero que precisaba el señor Zapatero para cambiar de chip y ponerse, de inmediato, a programar los medios para reducir el déficit público. Que ¿cómo va a acabar esta aparente energía demostrada por ZP? Pues, qué quieren que les diga, conociéndolo, no me extrañaría que, para calmar a los Sindicatos y a sus propios compañeros de filas, los socialistas, las intenciones se quedaran en esto, en intenciones; que aumentará, sin duda, los impuestos; que encontrará la manera de satisfacer a los funcionarios y que, si Europa no interviene, de aquí a unos meses, volverá a las andadas. Claro que, España, ya no puede aguantar otra recaída, porque ya está en la UCI.

Noticias relacionadas

Para las gentes de voluntad no hay ocasos

Necesitamos voluntad de cambio ante la infinidad de desafíos graves que nos circundan por doquier

Helenismo

Una época de incertidumbre y de búsqueda de sentido

Contubernio de Podemos y separatistas. Sánchez va por libre

“No hay ninguna absurdez tan obvia que no pueda ser firmemente plantada en la cabeza de un hombre si simplemente comienza a imponérsela antes de los cinco años de edad, repitiéndola constantemente con un aire de gran solemnidad” A. Schopenhauer

Corte de Magas. Corta de miras

La diputada del PdeCat, Lourdes Ciuró, “obsequió” en el último Pleno con un efusivo corte de mangas al también diputado por Ciudadanos, Toni Cantó

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris