Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Tienen oídos y no oyen

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
lunes, 17 de mayo de 2010, 07:07 h (CET)
Ojos y no ven; lengua y boca y no hablan. Me refiero sí a los creyentes y practicantes, en contacto frecuente con la Palabra de Dios. Por meses y años permanecen sordos, ciegos y hasta mudos, ante la presencia de Dios en sus vidas.

Dios les habla por su evangelio, su conciencia, los acontecimientos de sus vidas, pero ellos permanecen insensibles, como el que oye llover, y ni se paran siquiera a pensar, reflexionar, meditar y cambiar de vida…

Un ejemplo entre muchos. ¡Cuántas veces habrán leído y oído el pasaje del evangelio de la vid y los sarmientos¡. “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos…Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid; así tampoco vosotros, si no permanecéis en mi..El que permanece en mí como yo en él, ese da mucho fruto; porque separados de mi no podéis hacer nada Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden”.

No se necesita mucha teología para entender bien el significado de la palabra de Jesús.

Lo único que nos puede separar de él, es el pecado mortal (advertencia, y voluntad plenas en materia grave).

Todo el tiempo que uno permanezca separado de Dios, es tiempo baldío y perdido. Se seca y no da fruto sobrenatural. Su destino es el arder en el fuego. Un buen cristiano se esforzará al máximo para que nada ni nadie le separe del Señor, pues tiene oídos, ojos y boca para estar en sintonía con la Palabra de Dios.

Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris