Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La prostitución y la Migración

Guillermo Figueroa Serrano
Redacción
lunes, 17 de mayo de 2010, 07:04 h (CET)
La experiencia de la mujer al tratar de llegar al sueño americano es muy violenta, deja todo atrás, sacrificándose, pensando en un bien mayor para poder brindar una vida más decente a sus seres queridos. Creo que es poco mencionado todos los casos que existen hoy en día en el cual optan por la prostitución con tal de llegar a migrar a Estados Unidos.

Esto es una práctica muy común para lograr la migración, pero lleva un proceso bastante largo antes de poder estar siquiera cerca de empezar su viaje hacia la frontera. En muchas ocasiones la mujer debe de comenzar a prostituirse en su ciudad o en una ciudad más grande en su estado, en algún prostíbulo que le permita movilidad, con esto me refiero a que, le puedan dar la opción dado cierto tiempo de que la manden a otros prostíbulos en ciudades más cercanas al norte.

Platicando con una mujer que se dedica a esto, me contaba que así fue el inicio que ella y sus amigas tomaron, decidieron entrar a un prostíbulo y hacerse de cierta reputación para que se les tomara más importancia, me comentaban que era importante quedar bien en el lugar, ya que “Si no te portas bien, no te presentan a los otros dueños”. La razón de esto es que, existe una red entre varios prostíbulos, alguno dueño de Chiapas, Guerrero, Yucatán, el estado que sea, conoce a alguien en Jalisco, Michoacán, etc., y las van mandando a diferentes prostíbulos, “si se portan bien”. Es un largo recorrido que deben de hacer y puede tomar meses o años, pero así es como deciden emprender su viaje.

Una vez que hayan sido mandadas a los otros lugares y estén ya en una ciudad fronteriza, existen diferentes pasos. Me comentaban dos en particular, una de las amigas tenia familiares que ya residían en Estados Unidos, el paso que ella había decidido tomar era que su familia le conseguía una persona para que se casara con ella, entonces el visitaba el prostíbulo, platicaban para irse poniendo de acuerdo y prepararse para cuando ella quisiera tramitar sus papeles y casarse con el americano todo fuera un poco más sencillo.

Me comentaba esta persona que no todas tienen un contacto así, su caso era muy diferente, ella debía conocer a alguien trabajando en eso y poco a poco ir teniendo una relación con la persona. Decía que al igual que ella muchas mujeres deben de esperar mucho tiempo antes de que alguien les acepte la propuesta, me mencionaba que no es nada sencillo que esto funcione, ya que a muchos no les agrada comprometerse en un plan así, ya que es peligroso también para un Americano el que se les acuse de fraude en su matrimonio.

Se les plantea así me comentaba la mujer “yo tengo que pagar todo lo que se deba de hacer para los tramites y papeleo del matrimonio, pero aparte, una tiene que tenerlos felices, entonces siempre termina una haciendo todo lo posible para que no se hagan para atrás” en otras palabras deben de estar teniendo relaciones con la persona y hacerse cargo de toda la cuestión económica en el matrimonio falso, muy pocas veces la relación es sincera me comentaban, pero lo que pasa muy frecuentemente, es que solo las usaran un rato, con la falsa ilusión de que el plan estaba en pie y al final no querían. “una se la tiene que rifar, para poder darle de comer a quien se quiere, no es algo fácil de hacer en estos días, pero echándole ganas si se puede”.

Esas palabras me dieron mucho a pensar, ¿Como estaba su situación antes, como para que la solución haya sido, convertirse en prostituta?

En muchos de los casos, eran familias que habían sufrido por divorcios, separaciones dadas por la misma migración, falta de trabajo en sus familias, en general, la oportunidad no existió para darles más que la escuela pública hasta secundaria en el mejor de los casos, si no era interrumpida por que tenían que trabajar para apoyar en su casa o quedarse para cuidar al resto de los hermanos, o algún familiar en condiciones muy graves.

Entre algunas de las historias salían una o dos que tenían una carrera técnica, pero que ni así conseguían lo que podían conseguir en esta profesión, “simplemente dedicarme a esto puede darle de comer a mis hijos y a mí”, me comentaban, agregaban que una vez que cruzaran a los Estados Unidos, podrían olvidarse de esta vida y conseguir algún trabajo en “el otro lado” que les permita tener un poco más de tiempo con su familia y que fuera menos degradante, pero que mientras tanto, harían lo posible por que sus hijos y su familia, al menos tuvieran un poco mas de oportunidad que lo que ellas tuvieron.

En general me entristece lo poco que se dan a conocer este tipo de casos, pero peor aun es la poca importancia que se le da a la educación en estos días. No deja de ser poca la ayuda que nos brinda el gobierno para la población en general y mucho menos existen iniciativas nuevas para una economía que también le brinde ayuda a los que realmente la necesitan, a la clase de olvidados que apenas y tienen para comer.

Las pocas oportunidades en conjunto con la poca información y el nulo respeto que se le tiene a los derechos humanos, llevan a que muchas mujeres tomen como esta profesión como única opción, no es algo que hacen por el placer del trabajo, lo hacen sintiéndose humilladas, les causa dolor y vergüenza.

No se puede permitir que esto siga siendo una de las pocas opciones que nuestro país tiene para mejorar su calidad de vida, se debe de hacer algo para que la población tenga más oportunidades, para quedarse a vivir en su país y no tener que trabajar en algo que rebaje nuestra dignidad solo para salir de aquí, México es representado por todos sus habitantes, no solo por los grandes empresarios, las figuras políticas y la minoría que tiene el dinero, la mayoría está cansada de vivir bajo estas condiciones y como podemos ver, hacen lo posible por irse. ¿Qué tan bien puede hablar un país que se quiere quedar sin habitantes?

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris