Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Imputado hasta las cachas

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 16 de mayo de 2010, 09:22 h (CET)
Los esfuerzos de Federico Trillo, “marqués de Perejil”, por evitar que los magistrados del Tribunal Supremo dieran la razón a los recursos presentados por la Fiscalía y el PSOE valenciano han resultado baldíos y en Valencia se tendrá que resolver si Francisco Camps y algunos de sus conmilitones cometieron cohecho impropio al recibir regalos- no sólo fueron unos simples trajes- del “Bigotes”, cabecilla de la trama Gürtel en tierras valencianas. También han resultado vanos los cariñosos esfuerzos de Juan Luís De la Rua, Presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, para salvar a su “más que amigo” Camps y el “Curita”, sobrenombre del presidente valenciano, tendrá, pronto o tarde, que acomodar sus honorables posaderas en el banquillo de los acusados.

El pasado miércoles los miembros de la sala correspondiente del Tribunal Supremo emitieron un auto en el que se ordenaba reabrir el proceso que el TSJCV cerró a instancias de su Presidente, señoría que, por cierto, todavía continua en su poltrona cuando si le quedara un poco de vergüenza ya habría dimitido y habría tomado el camino de su casa, por mucho menos algunos de sus compañeros de judicatura han mandado al juez Garzón a las tinieblas eternas. Este auto del Tribunal Supremo supone, ni más ni menos, que todo el proceso vuelve a estar en el mismo lugar en que se encontraba cuando De la Rua ordenó su archivo. Por tanto, digan lo que digan desde los nidos de la gaviota carroñera, Francisco Camps sigue ostentando, aunque por su triste sonrisa parezca todo lo contrario, la condición de imputado.

Al pueblo valenciano se le sigue ocultando escandalosamente la verdad, el No-Do oficial de Camps, Canal 9, sigue en su línea de tergiversar los hechos y no informar de aquellas noticias que no son propicias a la muchachada de la gaviota y Esteban González Pons, diputado del Congreso, miente como un bellaco cuando tiene la osadía de afirmar que Camps no ostenta la condición de imputado. El Partido Popular pone en marcha el ventilador de la mentira intentando sembrar la duda mientras monta homenajes, tal vez póstumos políticamente hablando, a quien pensó que las tierras valencianas eran su cortijo particular aunque en esta ocasión desde el sur del País, desde tierras alicantinas, les ha salido la criada respondona y los zaplanistas, capitaneados por Ripoll, Presidente de la Diputación de Alicante y destacado miembro del PP, se niegan a hacer de corifeos en esta pamplina de los homenajes al todavía President de la Comunitat Valenciana. Tal vez si los trajes hubieran sido de Armani hubieran perdonado a Camps pero no pueden permitirse un líder que viste en Milano cuando quien le nombró, Zaplana, iba siempre hecho un “pincel” y más guapo que un San Luís.

Lo quiera o no Mariano Rajoy tiene un grave problema en tierras valencianas, y lo de los trajes es lo de menos. Desde que De la Rua ordenó el archivo de la causa contra los dirigentes del PP se han conocido muchas más cosas y ahora ya incluso se habla de una posible financiación ilegal del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, pero Mariano sigue impasible el ademán, como decía un viejo himno del franquismo, fumándose uno de sus habituales habanos dejando que el tiempo corra mientras en el Sur, en Alicante, se le soliviantan no sólo las bases sino también todos los dirigentes con cargo orgánico y por el Norte, en Castellón, se le abre un nuevo frente al conocerse que Carlos Fabra puede ser acusado, además de los cargos que ya tiene, de defraudador a la Hacienda pública.

A Francisco Camps ha comenzado a crecerle la nariz, como a Pinocho, ha mentido en diversos foros, entre ellos en sede parlamentaria, pero él se autocalifica de Juan Sin Miedo, yo creo que el papel que mejor le cuadra es el del hermano menor del cuento del que los hermanos Grimm decían que “era estúpido y no podía aprender ni entender nada, y cuando la gente lo veía pasar decían: este chico dará problemas a su padre”. Pobre Camps, encima de ser el más pobre de todos sus conmilitones ahora está imputado hasta las cachas y pronto pasará a la condición de acusado, justo cuando se dicte el auto de apertura del juicio. Le van a salir caros los trajes de Milano y todo lo que cuelga de los enhiestos bigotes de Álvaro Pérez, ese “amiguito” al que quiere “un huevo”.

Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris