Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¡Jorobados y, todavía, con recochineo!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 15 de mayo de 2010, 07:16 h (CET)
Lo que se puede esperar de cualquiera que ha cometido errores, – máxime cuando, con ellos, se ha perjudicado a terceros completamente ajenos a los manejos de quien los cometió y, a mayor abundamiento, cuando se le advirtió, repetidamente,fue avisado en repetidas ocasiones de que iba camino de equivocarse cometerlos y, a pesar de ello, se empecinó en seguir, tozuda y temerariamente, fiel a sus ideas, sin reparar que con ello se iba a estrellar contra su propia insensatez – sería, sin duda, una explicación razonable, un propósito de enmienda y de reparación del mal causado y pedir disculpas, entonando un mea culpa, a aquellos a los que con su conducta perjudicó. Esto, sin duda, sería lo que se le puede exigir a una persona cabal, a una persona de honor, consciente de sus equivocaciones y decidido a enmendarlas en todo lo que esté en sus manos; sin embargo, por desgracia, en esta ocasión fue preciso que, en última instancia, tuviera que intervenir elZ Obama para que nuestro Presidenteaquel diera el brazo a torcer y se aviniera a cumplir con los recortes del gasto público que ya debiera haber acometido cuando se le advirtió de la llegada de la crisis. que desde fuera se le demandaban. Una humillación, si señores, una humillación que, si hubiera tenido un poco de sentido común, el señor Zapatero se hubiera podido ahorrar adelantándose a llevar a cabo las reformas imprescindibles que precisaba la economía española.

Pero si ayer, el señor ZP, parecía un alma en pena en su alocución en el Parlamento y cada palabra que salía de su boca daba la impresión de que se la arrancaban parecía que se la sacaban con forceps de sus entrañas; no parece que, entre sus correligionarios, esta cura de humildad les haya servido para aceptar la realidad del evidente ocaso del PSOE en la política española y del descrédito que han cosechado, ante los obreros y sus seguidores de siempre, al tener que imponer una política que desmonta de raíz todas las promesas que hicieron con anterioridad, cuando prometieron sobre que no tocarían ni una coma de su programa de conquistas sociales para los trabajadores y que, antes de dejar que se recortaran algunas de las mejoras concedidas, se apelaría a cuantas reformas económicas fueran precisas para evitarlo. Se olvidaron, por supuesto, de que la máxima garantía que puede exigir un ciudadano, es la de disponer de un puesto de trabajo para ganarse el sustento y el de su familia. Cuatro millones seiscientos mil parados poco se compadecen con la defensa de los derechos de los obreros; así como, el hecho impactante de que se hayan dejado quebrar a cientos de miles de pequeñas empresas y autónomos, con lo que ello ha supuesto para España en destrucción de puestos de trabajo.

Esta misma mañana, en una de las numerosas tertulias radiofónicas que tanto proliferan en estos días en España; he podido escuchar las declaraciones de una parlamentaria del PSOE, la señor Elena Valenciano, en las que parecía como si, los ciudadanos españoles, todavía les tuviéramos que agradecer a los socialistas que nos hayan bajado los salarios, congelado las pensiones y que se nos anuncien subidas de impuestos; porque, para la señora Valenciano, nosotros, en España, hemos contribuido a “salvar a Europa” que, por lo visto, no ha hecho una provisión de 750.000 millones de euros para poder salvar a los PIIGS de una previsible quiebra ( default) y evitar, con ello, la depreciación del euro; sino que, a criterio de esta “lumbrera de la política”, somos nosotros los que hemos ayudado a salvar a Europa. Para la señora Valenciano este episodio (el que nos obligaran, bajo amenaza, a rectificar nuestro inmovilismo), los del PSOE “ya lo tenían previsto”; y que, cuando hablaron con Rajoy, ya tenían preparados los recortes que ayer anunció el señor Zapatero (¿por qué, entonces, no se llegó a un acuerdo?) y que España no difiere de otros países europeos en cuanto a sus dificultades económicas. Y todo esto la ha dicho plenamente convencida de que todos los españoles somos estúpidos, que no entendemos de nada y que estamos viviendo en plena Babia, mientras el Gobierno se ocupa de nosotros para que no nos ocurra nada malo. Ha hablado, la socialista, de que esta crisis “nunca la hubiéramos imaginado”, ¡serían ellos porque, el resto de ciudadanos hace ya más de dos años que nos enteramos de su existencia y de su particular virulencia! Por lo visto, para esta señora, lo que ha sucedido estos días es que “ha habido una lucha entre mercados” y los “malditos” especuladores (entiéndase: inversores, a los que, cuando no nos traen dinero, los llamamos especuladores y cuando nos lo dan, son inversores) que pretendían enriquecerse a nuestra costa. En fin, que los socialistas han gobernado ejemplarmente y, si España está a punto de entrar en la UCI, no es por culpa del Gobierno, sino porque toda Europa se encuentra en la misma situación que nosotros. ¡Lo malo es que no parece que sea la impresión del resto de la UE que, en contra de las opiniones de la señora Valenciano, ha decidido poner a ZP en su sitio, le han obligado a renunciar públicamente a sus fantasías tercermundistas y le han impuesto unos deberes de los que, aunque lo desee, no va a poder librarse so pena de que quiera enfrentarse a toda la UE y, en especial a Alemania y Francia, que parecen no estar dispuestas a que ninguna nación del Eurogrupo, se desmande y pueda perjudicar la salud de la moneda única, el euro.

Si la señora Valenciano quiere creer en cuentos de hadas, ¡allá ella!, si quiere que nos traguemos que están luchando para mantener el “estado del bienestar”, ¡va servida!, si insiste en que nuestra economía está boyante y que estamos en condiciones de competir en igualdad de condiciones con las empresas alemanas, francesas o inglesas; cuando estamos a la cola de Europa en cuestión de enseñanza, competitividad y productividad,
¡que Dios le conserve el discernimiento! Pero que se vaya preparando, porque la época del predominio socialista en España parece que ha entrado en su ocaso y ahora ya no son ellos quienes hacen y deshacen en la gobernabilidad de España, sino que estamos bajo la tutela de Europa, que nos va a vigilar lo mismo que lo hará con Portugal y Grecia para evitar que, cualquier cacicada de los gobernantes, pudiera afectar a las perspectivas de recuperación de aquellas naciones que supieron implantar las medidas adecuadas para enfrentarse a la crisis. Y que nade piense que sólo es una cuestión europea, porque los EE.UU. del señor Obama, también se juegan 54.000 millones de euros en este envite, al tener una participación del 17% en el FMI que, como es sabido, ha contribuido con 250.000 millones de euros a este fondo creado para defender a la UE de percances como el que se anunciaba, como inminente, para España.

Por lo visto, para la señora Valenciano, el que tengamos un déficit público de más del 11’5% del PIB, que traducido a euros supera los 100.000 millones; es algo que no tiene mayor trascendencia. No obstante, el intentar reducirlo en un 0’50% este año y un 1% el que viene, representa un ahorro del gasto público superior a los 15.000 millones de euros que, para algunos, deberían ser más de 35.000 millones. Recordemos que, para el año 2013 nuestro déficit no debería superar del 3% para adaptarse a las normas comunitarias. ¿Cómo lo va a conseguir España si, después de lo que se piensa redimir entre este año y el año 2011, va a quedar un déficit superior al 6%)?, y esto suponiendo que las previsiones de ahorro del gasto público se cumplan y que el desempleo no aumente; dos condiciones que no vemos, a la vista de lo que ocurre en la actualidad, que tengan visos de cumplirse. Le invito a la señora Valenciano a que tome en cuenta lo que es nuestra economía en estos momentos y, sobre esta premisa, pruebe de construir todos los castillos de naipes que pueda pero, eso sí, después de una elecciones y desde la oposición.

Noticias relacionadas

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?

Intervención en Cataluña

Rajoy ha reaccionado ante el reto o chantaje planteado por Puigdemont

Soy mujer, escucha mi rugido

La violencia contra las mujeres en la vida estadounidense, en primer plano

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris