Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

¡Que no se vayan de rositas!

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
sábado, 15 de mayo de 2010, 07:11 h (CET)
No vamos a consentir que estos rácanos del Gobierno socialista se vayan de rositas. Hace tiempo lo dijo Rubalcaba, refiriéndose al Gobierno de Aznar con motivo del 11-M, y ahora les toca a ellos aguantar el tirón, los insultos, el desprecio y los adjetivos sonoros. Rubalcaba y Zapatero se han convertido en el prototipo de mentirosos sociales, de la misma forma que Bibiana Aído, Sebastián y otros especímenes ‘zapateriles’ representan el circo, las bravuconadas, la incultura y el ridículo más estrepitoso.

Han demostrado ser unos paranoicos de grueso calibre, si bien muchos otros les apodan “sinvergüenzas”. Da igual por dónde se mire: Pajines, Rubalcabas, Zapateros, Pepiños, Sebastianes, Bibianas, Mariteres,… Todos ellos tienen por bandera la mentira. Todos ellos llevan siempre el reparto de la miseria para los demás y el aprovechamiento propio.

Debería caérseles la cara de vergüenza por los atropellos que han cometido contra la sociedad española: nos han metido en una guerra en toda regla que ni nos va ni nos viene, como es la de Afganistán; han resucitado el rencor con la ley de la ‘Memoria Histérica’; pretenden fomentar el aborto y pagarlo de las arcas del Estado; han creado casi cinco millones de desempleados, a pesar de que Aznar les dejó la hucha repleta y la economía encauzada; a diario contribuyen a cerrar empresas; están reduciendo derechos sociales, como jamás se había hecho;…

Podemos citar más incoherencias como el hecho de rifar ‘lesbimonios y gaymonios’ por doquier y desfilan en ‘procesión’ anual personajes de dudosa coherencia y ética extraviada; silencian a los inútiles sindicatos con sucio dinero, que va a parar a liberados, fiestas y todo un entramado indecoroso, preocupante y nada edificante; dan dinero para insensateces mediáticas, como las actividades orientadas a “gays” (el socialismo de boina y manta siempre les llamó “maricones”) y “lesbianas” de Mozambique o para hacer un plano del clítoris de la ‘señorita Pepis’,…. Son solo unos pocos ejemplos de la denigrante situación a la que ha llegado el Gobierno más mediocre, inculto y deformado de la Historia de la democracia española. Pero todos conocemos muchos otros.

Jamás un Gobierno había conseguido institucionalizar la barbaridad y hacer de la estupidez norma común. Jamás tan pocos, y tan incultos, habían hecho tanto daño a la ciudadanía a la que dicen representar. Nunca antes se había pretendido arrodillar al Estado de Derecho, como consecuencia de la torpeza de un presidente y del atropello de sus mal informados asesores.

De igual forma, tampoco se tenía conciencia, hasta ahora, del despilfarro al que puede llegar un Gobierno socialista. Pues bien, todo eso lo ha conseguido el inepto Gobierno de Rodríguez Zapatero. Y más, mucho más. Por eso, se insta a la ciudadanía que no permita que se vayan de rositas, como tampoco hay que consentir que quede impune la vergonzosa actuación del sindicato vertical unificado, CCOO-UGT.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris