Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Memoria histórica

Piedad Sánchez de la Fuente
Redacción
jueves, 13 de mayo de 2010, 08:40 h (CET)
Mis padres se casaron en Málaga la tarde del 10 de mayo de 1931, en la Iglesia de la Merced. Por la noche la iglesia ardía para celebrar que teníamos un régimen político justo y cabal; La Republica.

La boda de mis padres fue la última que se celebró en esa Iglesia y nunca consiguieron tener constancia de sus datos de registro, hasta que nos quedamos sin nuestra maravillosa republica, que fue como todos sabemos modelo de todas las virtudes políticas y de convivencia democrática.

Mis padres pasaron sus primeras horas de casados en el Caleta Palace, que era un hotel muy bonito en pleno Paseo de la Caleta. Años más tarde se convirtió en el hospital 18 de julio. Sus primeras horas de casados –como he dicho- las pasaron de manera normal y sin sobresaltos dado el paraíso de paz que era la republica, porque eso de quemar una iglesia era cosa de “gente joven y exaltada”, sin mayor importancia y que había que disculpar. Pues no, mis padres pasaron sus primeras horas de casados viendo arder la casa de Don Antonio Baena que estaba al lado del hotel y escuchando gritos y carreras.

A las cinco de la mañana mi abuelo se presentó en el hotel para ver como estaban y pedirle que volvieran con él a casa, porque allí estarían más seguros. Eso hicieron, y al cabo de unos días cuando pudieron marcharon a Madrid que es donde iban a vivir.

Mi madre tenía un recuerdo tan malo de la republica que al cabo de los años cuando veía a mis hijos que eran pequeños pelearse, decía: ¡Dios mío, esta casa parece una republica!. Todo esto es la pura verdad.

Otro día contaré como en el año 36 estando ellos en Málaga, le quemaron su casa de Madrid y se lo robaron todo. Vivian cerca del parque del Oeste y la ciudad universitaria, nunca volvieron a Madrid. Los masones le mandaron recado de que si se hacía como ellos le ayudarían a rehacer su vida. Mi padre que era un hombre íntegro y muy educado, contestó: “que muchísimas gracias, pero que sus ideas no iban con la masonería”. Y esta es mi memoria histórica. Lo que más siento es que pueda haber algún medio de comunicación que no quiera publicar estas pocas letras mías, pero es igual, la verdad siempre acaba abriéndose camino.

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris