Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Otro fracaso del Pacto Educativo

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
miércoles, 12 de mayo de 2010, 04:05 h (CET)
Lo sabíamos. Había que ser muy torpe para pensar que se firmaría el Pacto por la Educación. Mientras el socialismo nos trajo la LOGSE – que tanto daño ha hecho a la sociedad en los últimos veinte años — el PP sacó adelante con torpeza la famosa LOCE. Esta última no llegó a desarrollarse, porque era una mala copia de la LOGSE, aunque añadía conceptos como el trabajo, el sacrificio y el esfuerzo. Fueron muchas las comunidades autónomas quienes cayeron en la trampa del dirigismo y del mimetismo irresponsable.

Mal los socialistas y mal los ‘peperos’. La educación está donde está y, si sale adelante, es por el buen hacer del profesorado y por el sacrificio diario del mejor pilar de las Consejerías de Educación: el profesorado. Lo demás son milongas y ganas de tocar la pera a destiempo. Dice el refranero que “hay muchos buenos hombres que son unos malos bichos”.

El ministro de Educación, señor Gabilondo, ha hecho el ridículo más sonado. Si tuviera dos sensatos dedos de frente, debería marcharse ‘ipso facto’ y pedir perdón. Pero no muy a la zaga están algunos consejeros de educación de comunidades autónomas: también deberían despedirse, porque han demostrado una estupidez fuera de lo común. Pongamos un ejemplo: el consejero de educación de la comunidad de Castilla y León. Este señor de bajo perfil político cumple con aquello de “hace falta saber mucho para que no se note que no se sabe nada de nada”.

A muchos nos gustaría saber a quiénes llama “comunidad educativa” el ministro Gabilondo. Ha llegado a afirmar que muchos firmarán el Pacto, aunque no lo firme el PP. ¿Y de qué servirá? Acaso piensa este mediocre ministro que la educación será mejor si el consenso no es completo. ¿De quién se va a fiar? Tal vez del sindicalismo vertical y adocenado, CCOO-UGT. Así le cubrirá el pelo, aunque… ¡para lo que tiene!

No hay duda que el modelo educativo actual es un modelo fracasado. Fracasó la LOGSE al querer igualar a todos por abajo y aprobó aquello de “P.A.” y “N.M.”, dos siglas que hicieron un daño brutal a toda una generación. Precisamente por ello el socialismo estará en deuda con la sociedad española durante cien años, desde el punto de vista educativo.

Independientemente de que los grandes partidos firmen el Pacto, no afectará al profesorado. Hace tiempo que profesores, profesoras y equipos directivos pasamos de las grandes y, a veces, insensatas medidas del PP y del PSOE en el terreno educativo. Nos da igual lo que digan; nosotros utilizamos el sentido común y fomentamos la capacidad de trabajo y sacrificio en el alumnado.

Ellos, los políticos, fijan el currículum y otras normas. Da lo mismo: en infinidad de ocasiones el profesorado se las pasa por el ‘arco del triunfo’. Y gracias a eso el sistema educativo sale adelante. En las Consejerías, en las Direcciones provinciales de educación, en las Delegaciones Territoriales creen que hacen algo por el sistema educativo, pero el profesorado se mofa disimuladamente a mandíbula batiente todos y cada uno de los días del calendario escolar y…. también en periodo vacacional. Damos fe.

El sistema educativo lo marca el profesorado, nunca la Administración, aunque se le hace creer a esta última que algo influye. De la misma forma que es una aberración dejar el derecho en manos de los abogados, lo es pensar que la educación está en manos de la Administración educativa. ¿Fantasmas? ¿Y la ‘función inspectora’? Así nos cubre el pelo. No llegaremos a digna parte alguna.

En fin, dentro del sistema educativo no faltan insensateces con talante y tinte quijotesco.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris