Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Una trayectoria preocupante que pasa desapercibida

Ruth Marcus
Ruth Marcus
miércoles, 12 de mayo de 2010, 04:03 h (CET)
WASHINGTON -- Hay que plantear la cuestión: ¿Tienen algo de especial los atletas? ¿Los atletas universitarios con privilegios? ¿Qué pasa con el lacrosse?

George Huguely V, un jugador de lacrosse de la Universidad de Virginia de 22 años de edad, está acusado de asesinar a su anterior novia, Yeardley Love, también jugadora de lacrosse. Huguely, según el auto policial, confesó haber echado abajo la puerta del dormitorio de Love, haberla agitado, y haber golpeado su cabeza contra la pared.

No creo ni por un momento que el lacrosse le empujara a hacerlo. Pero es justo plantearse si los privilegios especiales que se conceden a una estrella del deporte en el principal equipo de la nación contribuyeron o no a la actitud permisiva con los problemas que tiene este joven. A pesar de toda su privilegiada existencia, Huguely parece tener una faceta salvaje, peligrosa incluso, que fue tolerada hasta que fue demasiado tarde.

Una noticia publicada en el Washington Post en 2006 acerca del instituto masculino privado al que por entonces asistía Huguely le elogiaba como "el principal defensa de Landon". Citaba a Huguely presumiendo de la forma en que había sustraído las llaves del coche del entrenador, había acudido al entrenamiento conduciendo y se había sentado en el asiento del conductor hasta que el entrenador se dio cuenta de lo que pasaba.

En otra ocasión, Huguely se apostó con un asistente del entrenador que su prometida le besaría primero si hacía un partidazo. "Abandonó el terreno y dijo al equipo, '¿Cuál es su número?'" recordaba el entrenador.

No hay relación directa entre la arrogancia y la violencia, o entre la cultura del macho agresivo y la brutalidad. Pero la trayectoria de Huguely incluye algunos episodios preocupantes. En Florida, donde su familia posee una residencia estival de 2 millones de dólares, fue acusado de tenencia de alcohol siendo menor. Al año siguiente, la policía recibió una llamada después de que Huguely se metiera en un debate "muy acalorado" con su padre a bordo de su barco de pesca de 40 pies, se lanzara al océano e intentara alcanzar la orilla nadando un cuarto de milla.

El episodio más preocupante, Huguely fue detenido en las inmediaciones de una fraternidad de la Washington & Lee University de Lexington, Va., en 2008 por exhibicionismo, consumo de alcohol y resistencia a la autoridad. Tras ser detenido, Huguely "utiliza comentarios coloristas como: Voy a mataros a todos... No voy a hacer nada de lo que digáis... Quiero hablar con vuestro superior ahora mismo", según el parte de incidencias de la policía de Lexington.

La agente que le detuvo, R.L. Moss, afirma que tuvo que utilizar su pistola eléctrica para tranquilizar a Huguely -- aunque después él no recordaba eso. "Fue con diferencia el universitario más maleducado, más desagradable y más agresivo que me he encontrado nunca" declaraba Moss al New York Times.

Huguely recibía una pena de 60 días, seis meses de libertad vigilada, una multa y tenía que realizar servicios a la comunidad y asistir a clases de control de la agresividad. La pregunta es obligada: ¿Alguien pobre que hubiera colgado los libros sin acceso a un carísimo abogado habría tenido una pena más dura? ¿Habrían hecho algún bien unas cuantas semanas -- unos cuantos días por lo menos -- entre rejas a Huguely? ¿Alguien preguntó: es un chaval con problemas de agresividad? El personal de la universidad dice no haber tenido nunca conocimiento del incidente.

Y hace sólo unas semanas, informa The Washington Post, unos jugadores de lacrosse de la Universidad de Carolina del Norte intervinieron para separar a Huguely de Love durante una fiesta en el campus de Charlottesville.

¿Dónde estaban los compañeros de equipo de Huguely durante todo el incidente? ¿Dónde estaba su familia?

Los universitarios beben, a veces en exceso. Actúan de forma descontrolada y hacen estupideces, sean deportistas o no. Mantienen relaciones tortuosas. Casi ninguno mata a su novia. Los que lo hacen no son necesariamente aletas.

Cuando estaba en la universidad, una compañera de clase, Bonnie Garland, fue asesinada por su inestable novio, un estudiante de Yale recién licenciado que aplastó su cráneo con una maza en el dormitorio de su residencia de Scarsdale, N.Y. El discurso de aquella tragedia fue diametralmente opuesto al del crimen de Love: nada de un miembro de la élite contra otro, sino un chico de barrio de Los Ángeles que se encontraba fuera de lugar en una universidad de las ocho antiguas.

Hay muchos caminos para hacer algo terrible y demencial. Sería algo gratuito echar la culpa de la conducta de Huguely al lacrosse, pero es lícito preguntarse si la atmósfera de privilegios e inmunidad frente a los reglamentos ordinarios fueron factores condicionantes.

Es imposible leer la historia de Huguely sin acordarse del caso de lacrosse de Duke, en el que los cargos de violación parecían cogidos con alfileres desde el principio -- pero los indicios de la cultura deportiva permisiva alimentada por el alcohol parecen instructivos. En Virginia, ocho de los 41 jugadores del equipo universitario de lacrosse tienen antecedentes de delitos relacionados con el alcohol.

Como escribí en la época de las detenciones de Duke, "No parecen el tipo de caballeros con los que te gusta que salga tu hija".

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris