Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Ciclismo

Etiquetas:   Ciclismo / Reportaje   -   Sección:   Ciclismo

Un huracán arrasa el Giro

Álvaro Calleja / SIGLO XXI
Redacción
martes, 11 de mayo de 2010, 00:36 h (CET)



(© Abarca Sports / Caisse d´Epargne)


Hace tres días, solamente tres, el Giro de Italia, esa carrera que colorea de rosa, que viste de rosa, que engalana de rosa, allá paisaje por el que pase, era en Amsterdam un conjunto de caras que hablaban en el idioma de la alegría y de la amabilidad, que expresaban los sueños que rondaban por sus cabezas y, en algunos casos, la seriedad que conlleva el punto de salida de un viaje que guarda un objetivo en su trayecto o en su final. Hoy, día de descanso, día para pensar en lo sucedido en las tres primeras etapas, para aumentar ese sueño o para maldecir el momento en el que, alguien o uno mismo, decidió poner su nombre en la lista de nueve para correr la primera grande del año, la primera gran vuelta de la temporada.

Golpeando su cabeza contra la pared del hotel, del avión, del autobús, donde quiera que esté, por lo menos, como mínimo, debe estar a esta hora un italiano de apellido gracioso, Domenico Pozzovivo, que encadena, desde que besó el asfalto en la primera etapa, unas jornadas para olvidar, para borrar de su memoria, para evitar mirar una clasificación general que le sitúa a 9 minutos y 30 segundos del líder y que le dice, en mayúsculas y subrayado, que se olvide de ella, que se olvide del podio, que se recupere, física y mentalmente, y que se dedique a dar espectáculo. Como Marzio Bruseghin, el chico que sueña con ser granjero, que destrozó el mandamiento que su director, Eusebio Unzue, le había hecho, ese de no perder el Giro de Italia en Holanda. Y a 10 de mayo de 2010, camino de casa, camino de la tierra que vio nacer la “Corsa Rosa”, su nombre está ligado al puesto 152 y le separan 9 minutos y 41 segundos de su objetivo.

Pozzovivo y Bruseghin no son los únicos que lamentan el fatal inicio, el huracán que ha arrasado la carrera a base de caídas, a base de abanicos. Si no, que le pregunten a Christian Vande Velde, que revive una historia que ya vivió en 2009. Abandono en la tercera etapa, ésta vez ha durado una más, y lesión de recuerdo. Otro, un veterano español, un abulense, uno de El Barraco, uno que llegó con dudas, las cuales crecen con el paso de las etapas, tampoco luce una sonrisa bajo sus gafas. Carlos Sastre, que se presentó, renovado, relajado, ilusionado, el pasado sábado con tan sólo ocho días de competición en sus piernas, perdió tiempo el domingo debido a una caída y perdió tiempo ayer camino de Middelburg. Tiempo que sumado da 1 minuto y 40 segundos y que, por suerte para él, por suerte para nosotros, por seguir teniendo a un español en la pomada, no tiene, como en el caso de los dos italianos mencionados al principio de este párrafo, el Giro perdido.

Y uno que si lo tiene, o casi, es Bradley Wiggins, ¡ay Wiggins!, un inglés que subió en una montaña rusa en Amsterdam, donde alcanzó la mayor altitud, y bajó, más bien se tiró al suelo, se lanzó, se arrojó, en el día que se decía adiós al país de las bicicletas. Descorchó el champán en el prólogo, etapa y liderato, y saludó al infierno en la segunda etapa, cuando cedió la “maglia” rosa a favor de Cadel Evans, para entrar en él, para hundirse con su tropa, con una caída masiva de su equipo a poco de terminar la tercera. 4 minutos y 28 segundos son su losa.

Mayor losa aún, 8 minutos y 56 segundos, es la que tiene Dani Moreno, un madrileño, siempre sonriente, siempre amable, que está de turista por el Giro para afinarse de cara al Tour de Francia, su mayor y único objetivo. Y es que ni siquiera Cadel Evans, último que ha lucido el rosa por las carreteras, pues Vinokourov sólo lo ha hecho sobre el podio, se ha salvado. Ayer entró en el grupo de Carlos Sastre y Xavi Tondo y 43 segundos son los que le separan del kazajo. Por no hablar de Simoni, quien, por si habia alguna duda, por si alguien pensaba lo contrario, no ganará el Giro de Italia 2010. Un Giro que ya se ha comido sus primeras víctimas.

Noticias relacionadas

Chris Froome celebra su primera Vuelta en la despedida a Contador

El británico consigue el 'doblete' tras su cuarta conquista del Tour de Francia

Los Machucos hacen sufrir a Froome y acercan a Contador al podio

Contador quedó segundo en la etapa

Majka vence en la Sierra de la Pandera y Froome entra con Nibali

López sorprende en Calar Alto y Froome refuerza su liderato

López se lanzó a la meta en solitario

Contador llevará el dorsal número 1 en su última Vuelta a España

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris