Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Dos hombres y la nada

Lorenzo de Ara
Redacción
lunes, 10 de mayo de 2010, 07:14 h (CET)
El encuentro en la tercera fase entre Zapatero y Rajoy no sirvió para nada. Una cochambre de manos, trajes y frases pactadas. Fue perder el tiempo. Más tiempo tirado a la basura. Con Zapatero se pierde el tiempo y se dejan de hacer cosas más importantes.

¿Por qué se dejó fotografiar Mariano con el dueño de esa casita? Los líderes políticos tienen asesores a puñados. Así como nosotros, españolitos de a pie, tenemos enfermedades, deudas y alguna que otra alegría, esos políticos crecen y se multiplican rodeados de asesores que, supuestamente, saben de todo y allanan el camino hacia el poder.

La fotito de ayer y las palabras de ayer y los silencios de ayer y la hipocresía de ayer no sirvieron para nada. ¿Dije cochambre? Ah, sí. Una vez más, como en una tragedia griega, los dioses se han cansado de los hombres.

Zeus arremete sin piedad contra lo que considera un nuevo despropósito de los enanos. Envía calamidades.

En España no hay cerebro para mantener un diálogo. No está Platón para escribirlos, pero tampoco hay comensales para intervenir en un reparto de ideas.

Lo que hay en España es un muestrario incalificable de aprovechados, mediocres y engreídos representantes de no sé que sociedad.

Cuando la crisis moral, social y económica nos conduce, como en Grecia, al epicentro del abismo, las caras bonitas (es un decir) de los dos principales partidos políticos, se ponen todavía más guapos, y en un ejercicio de abracadabrante vaciedad, aparecen medio juntos, medio sintonizados y medio empeñados en hacer las cosas bien.

De Mariano se esperan maravillas, pero llevamos años esperando que nos ilusione desde la oposición. De Zapatero no esperamos nada, pero manda, y mucho. Es la tragedia de un pueblo mal gobernado. La muerte anunciada de una tribu sin líderes. Es la puesta en escena de una democracia tan pobre que ni siquiera tiene espíritu.

Noticias relacionadas

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris