Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

"Stopper", una pequeña gran historia de Gastón Segura

Mario López
Mario López
lunes, 10 de mayo de 2010, 05:54 h (CET)
Acabo de leer "Stopper", la inquietante y adsorbente novela del escritor alicantino Gastón Segura. Una historia narrada por la conciencia del protagonista a su protagonizado: un ex futbolista devenido guardaespaldas de un mafioso promotor inmobiliario, residente en La Moraleja, Madrid, a las puertas del euro.

Desde el plano subjetivo de ese facundo Pepito Grillo, que te imaginas instalado con su cubata bajo la bóveda craneal del atleta, asistimos a la minuciosa e impecable construcción, sin fisuras y con retrovisor, de la estructura vital de una estrella que acaba estrellada contra el inexpugnable muro de un destino revirado. Mujeres blindadas, mujeres rotas, mujeres cábalas, conforman el follaje en el que medran y retoñan emboscados, especuladores, conseguidores, mafiosos, pistoleros, niños de papá desnortados. Millonarios guateques siervos de ambiciones aún más caras, donde no faltan ni el buen vino ni lo mejor de cada casa; ni un buen corifeo de languidecentes aspirantes a cualquier cosa. Reventistas y birladores de pelucos, en el escenario más rancio del Madrid de la caspa, mezclados con camellos de pacotilla, narcotraficantes peligrosos, y extravagantes brujos centroafricanos a los que podemos ver anunciados en octavillas que nos dan a la salida del metro, que dicen curarlo todo y, en definitiva, apenas nutren con golosinas orgías de narcisos; jóvenes cabriolando al borde del abismo con la sólida red del padre rico guardándoles la caída. La constante mirada atrás del aún joven protagonista que, como la ola que tan pronto nos muestra su cresta como nos descubre su fascinante vórtice, repasa con el lector los hitos que marcaron su vida: su especular y minúsculo paso por la gloria, su lenta caída al marasmo del trantrán de la vida hueca, su truncada felicidad familiar... En "Stopper", Gastón Segura ha dejado escrita una espléndida novela con la excusa de dar fe de la deuda contraída por el exfutbolista consigo mismo que pretende saldar por medio de un acto tan sublime como absurdo; la urgente necesidad de apostrofar una existencia rota con un acto de valor que permita que se le reconozca por una vez en la vida y, ¡demontre!, aunque sea al borde del abismo, la sola dignidad de hombre. Y en el relato el escritor se va dejando, entreverado y pintiparado, un esclarecedor fresco del Madrid que vivió a la sombra del aznarismo, en la espuria necesidad de blanquear miles de millones de pesetas ante la llegada del euro; el retablo de una sociedad encanallada por el dinero fácil, las ansias de ostentar una posición ganada a golpe de ladrillo, astilla, bilis y cocaína. La sociedad que, animada por la bonanza económica internacional y la anuencia del Gobierno de Aznar, creó una burbuja inmobiliaria que ahora, en tiempos de crisis, nos ha reventado en la cara a todos los que, sin embargo, por aquel entonces no pudimos siquiera catar las migajas del banquete. Pero, afortunadamente, la historia aznariana ya yace para siempre en el monte del olvido, mientras que la novela de Gastón Segura está viva, recién salida del horno, como el divertidísimo e inteligente relato que es y que nos ayudará, hogaño y en la posteridad, a comprender felizmente por qué unos nacen con estrella y muchos otros, estrellados. Una lectura imprescindible, tanto para los amantes de la buena literatura como para los más fanáticos futboleros; sin descartar a aquellos que quieren comprender mejor cómo de los polvos aznarianos llegaron estos lodos en los que ahora nos hallamos encallados ( y conste que la novela fue escrita entre junio y octubre de 2002, no ahora, a toro pasado).

Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris