Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Baloncesto

Etiquetas:   EUROLEAGUE / FINAL FOUR PARÍS 2010   -   Sección:   Baloncesto

(86-68) El Regal Barça, ¡campeón de Europa!

Juan Carlos Navarro fue elegido el MVP de la final
Redacción
domingo, 9 de mayo de 2010, 21:12 h (CET)
Después de muchos años de sufrimiento, de lucha, de llegar y no vencer, y de ver como otros las ganaban, el Regal Barça consiguió la segunda Euroliga de su historia. No fue fácil, pero el buen inicio de los azulgrana sembró el camino hacia el título, que se resistía desde el año 2003




El FC Barcelona celebra la victoria



FICHA TÉCNICA
86- Regal Barça: Ricky Rubio (9), Navarro (21), Mickeal (14), Lorbek (8) y N’Dong (7)- cinco inicial-Basile (6), Sada (7), Vázquez (6), Morris (8), Grimau (0), Lakovic (0), Trias (0)

68- Olympiacos: Penn (0), Teodosic (10), Childress (15), Kleiza (13), Schorsanitis (6)-cinco inicial- Papaloukas (12), Boroussis (9), Vujcic (2), Halperin (0), Mavrokefalidis (1), Vasilopoulos (0), Beverley (0)
Parciales:28-19, 19-17, 17-14, 22-18

Árbitros:Brazauskas, Bachar y Chambon Incidencias:14.768 espectadores en el Omnisports de Paris Bercy. Final de la Euroliga 2010

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: Juan Caros Navarro Se echó el equipo a sus espaldas y fue el mejor del Regal con 21 puntos. MVP merecido de la Final.

Lo peor: La salida del Olympiacos Fue una de las claves del partido, que los griegos no salieran bien en el primer cuarto.

La clave: La frialdad azulgrana Cada vez que los griegos se acercaron en el marcador, el Barça mantuvo la cabeza fría y no se dejó intimidar. En el último cuarto lo refrendo.

El dato: La Euroliga de Basile El escolta italiano consigue, a sus 35 años, uno de sus sueños desde que empezó a jugar la Euroliga en el 1999. Once años buscándola y en Paris la ha conseguido.


David Jover / SIGLO XXI

Paris le ha devuelto una Euroliga al Barça haciendo bueno el dicho que a la tercera va la vencida. Después de caer en 1991 y 1996 en la ciudad de la luz, la capital francesa le ha brindado a los catalanes su segundo cetro europeo de su historia. El mejor equipo de Europa ha sido el campeón, algo que no pasa siempre. El trabajo bien hecho no tiene fronteras y este Barça parece destinado a romper todos los registros.

Todo empezó en octubre, cuando cayó el primer título, la Supercopa ACB. Más tarde, en febrero, ganaron la Copa del Rey venciendo en la final a su archirrival histórico, el Real Madrid. Y en mayo han recogido los frutos de toda una temporada ganando, jugando bien y siendo lo que son, un equipo. Un triunfo de un equipo liderado por Navarro, que no para de hacer historia, y en el cual todos tienen incidencia. Un grupo humano que ha sabido dejar al margen las individualidades para jugar como un equipo y un entrenador, Xavi Pascual, que salió de la nada y está demostrando ser uno de los mejores técnicos del viejo continente. Es el éxito del saber esperar, de no impacientarse por la necesidad histórica de ganar, de creer en uno mismo y de tener un grupo que devora retos con una facilidad pasmosa.

El primer triple de Kleiza en los primeros segundos de partido no dejaba buenas sensaciones en el banquillo azulgrana y en el público azulgrana de París-Bercy. A pesar de ello el Barça estaba enchufado y su mejor hombre en los primeros instantes era Pete Mickeal, autor de diez puntos en los primeros diez minutos. La mayor ventaja azulgrana del cuarto fueron diez puntos, 26-16, gracias a una magnífica bandeja de Sada. El juego azulgrana era muy bueno, con mucha fluidez y con un ritmo muy alto. El banquillo de Pascual respondió a la perfección y los hombres que entraron de refresco aumentaron el nivel defensivo y de agresividad. Al término del primer cuarto la diferencia a favor de los catalanes era de nueve puntos, 28-19, pero todavía con un mundo por jugar.

En el inicio del segundo cuarto el Barça, de primeras, tuvo muchas dudas. El primer ataque de los catalanes tuvo tres opciones y todas de tiros de fuera, hasta que Basile acertó, tras fallar sus dos primeros intentos, su primer triple del partido. La ventaja creció hasta los doce puntos, la máxima ventaja hasta el momento, que después llegó a ser de 14 puntos (46-32) tras un triple de Navarro. El partido era rápido, con oportunidades para ambos equipos y con contraataques, era muy bonito de ver.

El público azulgrana jaleaba a los suyos y se vino aún más arriba cuando vio que al pabellón entraban varios jugadores del Barcelona de fútbol y su presidente. Locura máxima. Pese a la ventaja culé el Olympiakos no se amilanó y por medio de Papaloukas y Borousis recortó distancias. Cuando el Regal tuvo la oportunidad de aumentar la diferencia, Ricky Rubio, que estaba jugando un buen partido, perdió el balón y le dio la oportunidad a Borousis que con un mate dejó la ventaja catalana en once, 47-36, resultado con el que se llegó al descanso.

En la reanudación le entraron las dudas a los de Pascual, que se vieron totalmente superados por la salida en tromba de los griegos. Un primer parcial de 0-4 puso el miedo en el cuerpo a los catalanes, que parecían no reaccionar. Por suerte, Mickeal anotó una canasta y calmó a sus compañeros. A partir de ahí el Regal empezó a ser de nuevo superior gracias a Victor Sada. El base catalán dio un auténtico recital defensivo y también fue importante en ataque al anotar un importantísimo triple que le daba de nuevo once de ventaja, 58-47. A partir de ahí el Barça noqueó al Olympiacos, que vio como su intento de remontada se quedó en nada. Al término del tercer cuarto el ansiado trofeo tenía color azulgrana, 64-50.




Los de fútbol no se perdieron la final


En los últimos diez minutos el Barça fue superior y en un visto y no visto se puso diecinueve arriba, 71-52, con un triple de Morris, inédito hasta el momento. El Olympiacos empezó a jugar con más dureza viendo que el ataque no funcionaba, pero el Regal no se dejó intimidar. Aguantó el tirón el conjunto de Pascual que poco a poco se fue creciendo y desde el triple sentenció.

Cuatro tiros libres seguidos de Navarro aumentaron la ventaja que acabó siendo de veintiuno tras dos triples de Basile y Lorbek. Se desataba la locura en las gradas del Omnisport y el Barça se coronaba campeón. El mejor equipo de Europa demostraba su superioridad en la pista y se cargaba al equipo más caro del viejo continente.

Noticias relacionadas

El fortín gallego prueba el liderato del Real Madrid

Los de Santiago todavía no han perdido en casa este año

Victoria balsámica de Unicaja ante el Khimki

Nedovic (21 puntos) lidera a los andaluces, que vuelven a ganar cinco partidos después

Con ustedes, el Rey Luka Doncic (Real Madrid – Barcelona: 87-75)

El ‘siete’ es la estrella de un vital triunfo europeo blanco cimentado en un tercer cuarto de los de antes, a base de una notable defensa y alto porcentaje desde el perímetro; así como una mención para el gran aporte anotador en los momentos cumbres, del director Campazzo (10 puntos), Reyes (14) y Thompkins (12), secundarios de lujo del esloveno (16).

El Betis Energía Plus por fin se estrena en la ACB (83-77)

Los sevillanos logran, a la undécima, la primera victoria de la temporada, frente al Monbús Obradoiro

El Real Madrid tira de épica pero cae ante Olympiacos

Printezis ajusticia a los de Laso en la prórroga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris