Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Antipatriotas, especuladores, y… luego, qué vendrá?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 9 de mayo de 2010, 04:06 h (CET)
Es obvio que el ciudadano de a pie esté desconcertado. No acabamos de salir de un hoyo cuando ya nos encontramos ante un abismo y esto que, según nuestros gobernantes, ya estamos superando la crisis, comenzamos a entrar en recuperación y los próximos meses prometen traernos un sin fin de buenas noticias. Lo malo es que ya estamos más resabiados que el famoso gato escaldado, que huye del agua fría y, la verdad, ya no nos merecen el más mínimo crédito los esfuerzos del desgastado y ojeroso ZP y de la no menos quemada, vicepresidenta De la Vega, para disimular aquello que, ante los ojos de todos los españoles, no se puede definir de otra manera que de una verdadera catástrofe nacional, que ha arrastrado al desempleo a más de 4.600.000 trabajadores, según los datos de la EPA, y hundido en el desguace a cientos de miles de empresas que, con toda probabilidad, van a lastrar los ánimos de los presuntos inversores que lo pensarán con detenimiento antes de embarcarse en un nuevo proyecto comercial o industrial.

Y es que, cuando, desde el Banco de España, nos dicen que el trimestre pasado nuestro PIB ha registrado una ¿mejora?, del 0’1%; para que el Gobierno del señor ZP pueda aferrarse al dato como aquel que se agarra a un clavo ardiente, la verdad, nos inspira poca o ninguna confianza. Más bien, uno tendería a pensar que, ante esta verdadera cascada de malas noticias que nos están asediando, ante las continuas advertencias que, día sí y día también, vamos recibiendo de todas las instituciones económicas europeas, la última la del FMI, que nos vienen achuchando para que nos dejemos de dilaciones y pongamos en marcha el motor del cambio, de la actualización de nuestra política y, abandonando posturas sectarias e intereses egoístas, acometamos las reformas estructurales que se nos vienen pidiendo desde que empezó a confirmarse la crisis de las sub prime; aquella que, el señor Rodríguez Zapatero, empezó por negar y que, ahora, cuando estamos hasta el cuello de ella, nos promete un futuro florido, y un resurgimiento milagroso de nuestro bienestar; es pedirnos demasiado a una ciudadanía escarmentada de tantas promesas fallidas, engaños y mentiras a las que nos han sometido los mismos que, ahora, quieren convencernos de lo contrario.

No contentos con empecinarse en su política inmovilista, fiando en el tiempo la salvación de España, se han visto precisados, al agotar toda su munición de descrédito y difamación contra el PP, a buscarse un nuevo chivo expiatorio, a semejanza del famoso Baphomet, de los templarios, para intentar justificarse ante los, poco perspicaces ciudadanos,que decidieron apoyarlos en las urnas. No obstante, el PSOE, no ha tardado en encontrar a quien atribuir las culpas de que estemos sufriendo la depreciación más radical y vertiginosa de nuestra Bolsa de valores que, desde principios de este 2010 viene cayendo pero que, en sólo tres días, ha batido todos los records, derrumbándose como si fuera un castillo de naipes. El desprestigió de la confianza que inspiraba España en los ámbitos económicos internacionales, por causa del Gobierno inmovilista, inoperante, sectario, partidista e incompetente a carta cabal para adoptar una política de reestructuración de nuestras arcaicas estructuras, ha causado este estropicio que, en modo alguno, señores, se debe a la consabida confabulación judeo-masónica o a los especuladores que están empeñados en hacer negocio a costa del encarecimiento de nuestro diferencial con la deuda alemana que, por cierto, ya está rondando los 160 puntos básicos y nos ha obligado a colocar nuestra Deuda al 3’580%, cuando en marzo se colocó a 2’842%.
Ni ZP, que quiere hablar en el Parlamento de lo malos que son los especuladores ni la señora De la Vega, que se muestra irritadísima contra estos “malvados” que quieren medrar a nuestra costa ni el inefable, señor Fiscal General del Estado, que amenaza con hacer recaer “el peso de la Ley” ¿qué ley, señor Pumpido?, sobre estos agiotistas que nos quieren hacer la pascua; quieren reconocer aquello de que “ a perro viejo todo son pulgas”, y que, a un país con un Ejecutivo que ha sido capaz de tirar por la borda una herencia de credibilidad, de nación puntera, de economía fuerte y consolidada y de un sector financiero bien arraigado y solvente –recibido de gobierno de derechas del señor Aznar –, han logrado la “hazaña” de dejarlo rondando la miseria, con el doble de parados que el resto de la UE, endeudado cada vez más, con un déficit público superior al 11% y, para más INRI, con un Presidente completamente desprestigiado como presidente semestral de la UE, que se limita a deambular por Bruselas como alma en pena e ignorado por el resto de mandatarios europeos. Así las cosas ¿cómo se puede esperar que nadie, en su sano juicio, prefiriera nuestra deuda si no es que fuera acompañada de una sabrosa tajada de presunto beneficio?.

El atribuir a especuladores mal intencionados, como pretendemos, el que los inversores institucionales y los particulares se alejen de nuestra Deuda o exijan un interés leonino por adquirirla, es algo parecido al enfado de los prebostes de Bruselas con Standard&Poor’s, por sus valoraciones de la Deuda europea, en especial la española, que no se deben a que la agencia haya hecho mal sus deberes, sino a que, al haberlo hecho público, ha puesto a Grecia y a las PIIGS en el ojo del huracán económico. Pero la realidad es que Grecia no es de fiar y, ello, les costará a los países de la UE el tener que asumir 110.000 millones de euros (10.000 millones le corresponden a España), para apoyarla, sin que los prestamistas tenga la seguridad de poder recuperarlos.

Está visto que ni el 0’1% de recuperación del PIB ni los discursos del señor ZP pretendiendo que todo el mundo, menos él, están equivocados y que, su postura inmovilista, es la mejor para salir de la crisis ni sus promesas de que, pronto, se va a crear empleo, aunque estemos lejos de alcanzar el mítico 2’5% de incremento del PIB que es la condición indispensable para que ello suceda ni, el hecho evidente de que, nuestro sistema bancario, concretamente el de cajas de ahorro, está en la UCI y se va a necesitar mucho dinero y muchas fusiones para sacarlo del atolladero en que el que las metieron sus especulaciones urbanísticas ( que, el Gobierno, pretende solucionar con el FROB, que es dinero de todos los españoles); bastan para restablecer la confianza de los españoles en la marcha de nuestra economía. Es muy difícil, para no decir que imposible que, en estas circunstancias, ante la inconsistencia de un Gobierno que va dando bandazos, tapando agujeros y sin una política definida y un proyecto de renovación y transformación de las estructuras, especialmente, la de nuestro mercado de trabajo; se genere, entre los ciudadanos, un sentimiento de tranquilidad y de seguridad que los anime a consumir más, gastarse sus ahorros en inversiones industriales o comerciales, arriesgarse a invertir en inmuebles o entrar en los activos financieros.

Muy mal lo han puesto nuestros gobernantes con sus imprudencias, sus errores y su aislamiento de la oposición, para que ahora nos vengan con monsergas, intentando justificarse y respaldar su política durante los 6 años que llevamos soportándolos. La hora de la verdad ha llegado o, mejor dicho, la hora del relevo urgente ya está aquí.

Noticias relacionadas

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”

Carles Riera, sin foto en el cartel

Perfiles

¿Será Erdogan el nuevo Saladino de Jerusalén?

¿Peligra la vida de Erdogan?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris