Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Resultados británicos

Isaac Bigio
Isaac Bigio
viernes, 7 de mayo de 2010, 05:54 h (CET)
Tradicionalmente en el Reino Unido a los pocos minutos del cierre de las elecciones se puede predecir quien va ser el nuevo gobierno y al día siguiente se posesiona (o sigue en el puesto) el primer ministro.

Sin embargo, tras los comicios del jueves 6 de mayo no se puede asegurar quien va a regir a este país. El sistema británico está diseñado para asegurar que un partido gane y gobierne con la mayoría parlamentaria absoluta. Ahora, por tercera vez en un siglo, ninguna fuerza llega al 50% de la casa de los comunes.

Según la norma el primer ministro debe renunciar si el principal partido opositor logra más de la mitad del parlamento. De acuerdo a los primeros sondeos post-electorales los conservadores ganaron en las urnas pero han quedado con solo un alrededor del 45% de la cámara baja. Esto implica que el actual primer ministro es quien tiene la primera prioridad para ver si puede organizar el nuevo gobierno.

Gordon Brown ahora debe buscar llegar a un acuerdo con la tercera fuerza (los liberal-demócratas) y para eso les ha venido tentando con la principal reforma que ese partido urge: la introducción de formas de representación proporcional. Sin éstas los partidarios de Clegg nunca podrán aspirar a dejar de ser la eterna Cenicienta de todas las elecciones.

Los laboristas les dicen a los liberales que ambos son cercanos en temas económicos y en cambiar la manera en la cual funciona el parlamento y que juntos son los únicos capaces de hacer un gobierno estable y fuerte.

Mientras los ‘tories’ dirán que el público pidió cambio y rechazó a Brown, el primer ministro puede retrucar que los conservadores solo agrupan a poco más de un tercio del electorado y que él podría mantenerse en el poder en base a una alianza de dos partidos que juntos superan el 60% de los votos.

Teóricamente la indecisión podría demorar casi 2 semanas, pero el bajón de la bolsa de Nueva York y las protestas griegas pueden poner nerviosos a los mercados quienes presionen para una rápida solución.

Los liberales siempre se han quejado de que este sistema electoral le da plenos poderes a un partido que nunca llega al 40% de los votos, pero esta vez ellos, pese a quedar terceros, son quienes retienen el poder de decidir si Brown sigue en el poder o si le remplaza Cameron.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris