Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
España
Etiquetas:   TRIBUNAL CONSTITUCIONAL  

El Tribunal Constitucional pide la repeticin del juicio contra Mikel Otegi

El etarra est acusado por haber asesinado a dos miembros de las ertzaintza
Daniel Sanabria
miércoles, 29 de diciembre de 2004, 19:02 h (CET)
El Tribunal Constitucional ha ordenado la repetici n del juicio contra Mikel Mirena Otegi Unanue, que fue absuelto en 1997 por un jurado popular en la Audiencia Provincial de Guipzcoa de haber matado a dos ertzainas. El TSJ vasco, y posteriormente el Tribunal Supremo, declararon la nulidad de aquel veredicto por falta de motivaci n y ordenaron la celebracin de un nuevo juicio. El TC confirma ahora esta decisi n.

Redaccin / EP.
La sentencia dictada por la Sala Primera del TC, cuya ponencia ha corrido a cargo del magistrado Pablo P rez Tremps, se remite a una reciente resolucin de este rgano que indica que el legislador opt por imponer al jurado la exigencia de explicar, al menos de manera "sucinta", las razones por las que declaraban o no determinados hechos como probados.

El 10 de marzo de 1997, el tribunal del jurado conformado para juzgar a Otegi en la Audiencia Provincial de Guipzcoa le absolvi de dos delitos de homicidio en concurso ideal con dos delitos de atentado a agente de la autoridad, al aplicar la eximente completa de trastorno mental transitorio. As, le absolvi de las penas solicitadas y le conden al pago de diversas cantidades en concepto de responsabilidad civil.

Su defensa aleg en el juicio que los hechos no eran constitutivos de delito por existir "una base patolgica previa o una dolencia o trastorno ps quico subyacente por sentimiento de acoso o persecucin por parte de la Ertzaintza". Todo ello unido a que la noche anterior al d a de autos "consumi una excesiva cantidad de bebidas alcoh licas hasta alcanzar el grado de embriaguez".

El jurado popular, a pesar de que consider probado que dio muerte a los ertzainas Jos Luis Gonzlez e I aki Mendiluce, estim que no estaban probadas las circunstancias planteadas por la defensa, por lo que, ante la duda, decidi su absolucin. El 26 de junio de 1997, el TSJ del Pa s Vasco estim el recurso de apelaci n interpuesto por el fiscal y la acusacin particular, y declar la nulidad del veredicto acordando la repeticin del juicio.

El 11 de marzo de 1998, el Supremo confirm la decisin del TSJ vasco y rechaz el recurso de casacin interpuesto por el acusado. En su sentencia, el alto tribunal indic que "la omisin de la obligaci n de sucinta explicacin" constitu a un "defecto de forma" y "efectiva indefensin". A adi que "la lectura del acta del veredicto" evidenciaba la "ausencia absoluta de motivaci n" en torno a las razones que llevaron al jurado a tomar su decisin, y que s lo exista una alusi n a la existencia de duda, lo que impeda conocer si se trataba o no "de una duda razonable sobre los hechos delictivos por los cuales el acusado habr a de ser declarado culpable o no culpable".

En su sentencia, el TC comienza rechazando la alegacin de la acusaci n particular relativa a la ausencia de capacidad legal y procesal de Otegi de recurrir al estar huido de la Justicia, ya que segn la Constituci n y la Ley Orgnica de este tribunal el demandante no carece de la capacidad legal para la interposici n del presente recurso de amparo.

Respecto a la alegacin del recurrente relativa a que las resoluciones por l impugnadas, que anularon su absolucin, eran "irrazonables", "arbitrarias" o "manifiestamente err neas", el TC se remite a una reciente sentencia de 6 de octubre.

As, recuerda que "a n asumiendo el diferente nivel de exigencia de motivacin entre sentencias condenatorias y absolutorias y las dificultades que puede suponer para un rgano integrado por personas no tcnicas la motivaci n de sus decisiones", el legislador opt por imponer al jurado la exigencia de explicar, al menos de manera "sucinta", las razones por las que declaraban o no determinados hechos como probados.

En cuanto a la supuesta vulneraci n de los derechos a un proceso con todas las garantas y a la presunci n de inocencia, que fue alegada por Otegi, el Constitucional reitera que, en lo referente al segundo de estos derechos opera, en el mbito de la jurisdicci n ordinaria, como el derecho del acusado a no ser condenado a menos que su culpabilidad haya quedado establecida ms all de toda duda razonable.

Sin embargo, seala que la anulaci n de la sentencia absolutoria no obedece a una cuestin de fondo sobre la existencia misma de la duda sobre los hechos imputados que fueron declarados probados, sino a "un defecto relevante en el procedimiento de deliberaci n y votacin". Por tanto, la Sala entiende que no ha quedado acreditada la vulneraci n del derecho a la presuncin de inocencia.

Otegi, que huy en 1997 tras ser absuelto de los dos asesinatos, fue detenido por la Polica francesa en Irulegi (Pa s Vasco francs) en febrero de 2003. Junto a l se encontraba Aloa Mu oa Ordozgoiti, que tambin estaba huida desde la desarticulaci n del "comando Ttotto". Ambos, que figuraban en las listas negras de la UE y del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, fueron sorprendidos en una trampa policial cuando acudan a una cita de captaci n.

Noticias relacionadas

Ciudadanos y Vox proponen la supresión del Impuesto de Sucesiones

Analizamos las medias fiscales que proponen las cinco principales fuerzas políticas en sus programas electorales

PSOE, PP y Ciudadanos apuestan por recuperar el Pacto de Toledo

Analizamos las pensiones en los programas electorales de los cinco principales partidos

Más del 50% de los contratos temporales en España son por seis meses o menos

Durante la Semana Santa se registra el primer pico de turismo anual para España y también uno de los momentos del año con mayor demanda laboral

Las demandas de la "España abandonada"

El Gobierno ya ha elaborado un plan para frenar la situación de despoblación que se da en las zonas rurales

El debate sobre la eutanasia vuelve a entrar en escena

​Según el Código Penal, todo aquel individuo que induzca o coopere en el auxilio al suicidio de otro se enfrenta a entre dos y diez años de prisión
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris