Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Cruel enfrentamiento

Juan Alfonso Pérez Duval
Redacción
jueves, 6 de mayo de 2010, 04:10 h (CET)
EEUU tiene un grave problema y es que cree que su forma de vida es la mejor, que debe extenderse por el mundo y que más pronto que tarde su forma de vida será universal. Puede que la historia dentro de un tiempo le de la razón o puede que no.

Yo entiendo que una persona o una nación consideren que lo suyo es lo mejor, eso es lo lógico ya que si no fuera así sencillamente cambiarían, nadie perdura en el error si sabe que está equivocado.

En EEUU lo individual, el ciudadano es muy importante, yo no diría que lo más importante, pero si que la primacía de lo privado distingue la forma de vida estadounidense.

La religión es importante en EEUU, incluso muy importante para muchos ciudadanos, pero la religión entra en el ámbito de lo privado, está separada del estado y las leyes.

Los derechos individuales están protegidos por las leyes, aunque muchas veces estas no se cumplan.

Los ciudadanos, los contribuyentes tienen un peso específico muy alto. Por eso tienen tan difícil comprender al mundo islámico.

Para los creyentes en el Islam, que significa sumisión, la religión, la ley, la sociedad y el estado son una misma cosa.

Para ellos lo colectivo está por encima de lo individual, el individuo es inferior a la familia, la familia inferior al clan, el clan inferior a la tribu, la tribu inferior al estado y el estado inferior a la Umma o comunidad de todos los creyentes.

Indudablemente no es así para todos los musulmanes, entre ellos como entre los cristianos o cualquier otra religión, hay buenos y malos creyentes, yo creo que los malos suelen ser más que los buenos en todas las religiones.

Ahora los EEUU están inmersos en la expansión de su poder sobre el mundo islámico, no solo en Irak y Afganistán, también ocupan bases en otros muchos estados musulmanes, su influencia es global y por tanto actúa sobre todo el Islam.

Eso hace que se enfrenten dos formas de vida, dos culturas, dos civilizaciones y de este cruel enfrentamiento surge la resistencia del Islam.

El socialismo lo tenía más fácil por estar más próximo al Islam al primar lo colectivo, pero también fue rechazado.

Para los islamistas lo más importante es la Umma o comunidad de los creyentes en el Islam, comprende a todos aquellos que profesan la religión islámica, con independencia de su nacionalidad, origen, edad, sexo o condición social.

Pertenece la Umma toda persona que pronuncie la shahada en las condiciones prescritas por el Islam. Y la Umma debe estar dirigida por el Califa. Los califas son a la vez jefes políticos y religiosos.

El título es similar al de Papa en el catolícismo y al de Dalai Lama en el budismo, pues comparte con estos una doble función de líder político y espiritual.

Como jefe religioso no tiene poder para prescribir ningún dogma pues se considera que la revelación divina había sido completada y puesta de manifiesto a través de Mahoma.

El califa tenía como misión la difusión del Islam.

Como líder político el califa es el gobernante efectivo de los territorios habitados por los creyentes y sujetos a la ley islámica.

Desde la desaparición del Califato Otomano en 1924, los islamistas han estado soñando con su restablecimiento.

Pero las múltiples divisiones que existen entre ellos, el poder de las potencias coloniales, de la Unión soviética y de los EEUU lo han impedido.

Ben Laden y Al Qaeda son sus máximos exponentes en la actualidad.

Los islamistas vuelven a la carga, se resisten, rechazan la forma de vida individual que les ofrece EEUU y lo pasan a denominar el gran Satán.

Muchos creen que eso se debe al apoyo incondicional que EEUU da a Israel, pero eso no es lo principal para ellos, lo que rechazan fundamentalmente es la forma de vida de EEUU.

Rechazan la primacía de lo privado sobre lo público, de lo individual sobre lo colectivo, del creyente frente a la religión, de la democracia frente al califato.

Dos formas de vida, dos culturas, dos civilizaciones enfrentadas.

Es posible que dentro de un tiempo uno de los dos contendientes venza al otro, todo es posible.

Pero yo creo que lo más probable es que con el tiempo se produzca una síntesis, síntesis que tendrá elementos de ambos mundos, de ambas culturas, de ambas civilizaciones ya que de no ser así, de seguir en guerra año tras año, lo más probable que un tercero en discordia acabe venciendo a los dos agotados contendientes.

Yo imagino que el tercero podría ser la China. El antiguo Imperio del Centro que renace de sus cenizas, más fuerte que nunca.

Noticias relacionadas

Erradicar el virus

“Ni hierba en el trigo ni sospecha en el amigo” Autor Desconocid

Dinamitar para perseverar

“Muchísimo cuidado con quién pacta el PSOE, que los que han fusilado nacionalistas en la historia de este país, nos han fusilado a los progresistas también”

Más de 700 artículos

Escribir es un puro disfrute para la mente

Cuando los golpistas hablan de golpe de Estado

“¡Ahí está el detalle! Que no es ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario” Mario Moreno “Cantinflas”

Mayor toma de conciencia

Hay que educar para el respeto. Solo así podremos convivir
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris