Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Cameron ganará, pero ¿podrá gobernar?

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 6 de mayo de 2010, 03:26 h (CET)
Todas las encuestas sostienen que en las elecciones de hoy en Reino Unido los conservadores van a lograr la primera mayoría.

Tradicionalmente la reina llama al día siguiente de los comicios al líder del partido que sacó más parlamentarios para que configure su gobierno. El sistema británico está diseñado para que el ganador se quede con todo y que durante 4 a 5 años haya una ‘dictadura’ de un solo partido que cuente con la mayoría absoluta de la cámara baja.

Sin embargo, en esta oportunidad el bipartidismo ha sido herido de muerte por la irrupción del liberalismo, quien ha llegado a trepar al segundo o primer lugar en los sondeos.

También no es seguro que los ‘tories’ logren amasar más del 50% del parlamento. Por ello su líder David Cameron acaba de hacer algo que no han hecho los demás candidatos: ir en la recta final a Irlanda del Norte. Este es el menos poblado de los 4 países que componen el Reino Unido y allí no operan los 3 partidos británicos sino 4 formaciones autóctonas. La meta de Cameron es lograr conseguir unos curules más mediante una alianza con los Unionistas del Ulster (el más moderado de los dos partidos monarquistas, pero el que va tercero en las preferencias en esa provincia).

A estas alturas ni los laboristas ni los liberales pueden ansiar conseguir el primer puesto, pero ellos batallan por el clave segundo lugar. Debido a que el mecanismo electoral británico es uninominal y no proporcional no hay forma en que los liberales puedan sacar muchos parlamentarios (si obtuviesen un 30% de los votos sacarían la mitad de dicho porcentaje en términos de cupos parlamentarios) y los laboristas han de poder obtener una tajada mayor en la cámara de los comunes que en las urnas.

Pese a ello hay un ‘duelo mortal’ entre Clegg y Brown por el segundo lugar. Si el primero logra tal puesto lograría por primera vez desde la I postguerra mundial ubicarse entre los dos grandes y convertirse en una alternativa de recambio (aunque sea en una futura elección). Si el segundo queda tercero sería la peor bancarrota que haya tenido cualquier primer ministro británico (pues el peor castigo que pueda tener es el quedar después del ganador, pero nunca detrás de dos partidos opositores) y ello implicaría que debería renunciar al liderazgo del laborismo, el cual sufriría una de sus mayores derrotas.

Brown, aún tiene chances de recuperarse y, aunque quedase segundo en las ánforas, bien pudiese querer mantenerse en el poder ya sea por conseguir más bancas o en torno a una coalición con los liberales.

Si Cameron no logra una mayoría absoluta sería difícil que él haga un gobierno estable y fuerte como aquel que él precisa para tomar las fuertes reducciones fiscales que su programa demanda.

Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris