Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Bombonera   -   Sección:  

Las dos finales, los aspersores y el no ver el partido de tu adversario

Manuel Monfort
Manuel Monfort
miércoles, 5 de mayo de 2010, 02:56 h (CET)
La pasada semana la alegría se alió con el Atlético de Madrid, que consiguió en un histórico escenario como Anfield el pasaporte para la final de la Europa League. La semifinal, con el 2-0 a favor del Liverpool, ya parecía pérdida pero finalmente el Atleti marcó el gol que necesitaba y que le vale para disputar la segunda final de la temporada. ¡Quién lo iba a decir! ¿Quién iba a suponer que un equipo que empezó tan mal la temporada iba a plantarse en esta situación al final de la misma? El responsable de este éxito es Quique, que ha sabido implantar unos automatismos que han mejorado colectivamente a un equipo que adolecía de ser demasiado individualista. Lo que tiene que hacer ahora el club es entrar en una etapa de estabilidad y montar un proyecto a largo plazo con Quique al frente, ya que cambiar tanto de técnico conlleva mucha inestabilidad.

Si el Atlético fue la alegría, la tristeza fue para el Barça que se quedó a un solo gol de disfrutar de la final de la Champions en el Bernabéu. No fue la mejor noche del Barça, que no supo encontrar la inspiración necesaria para derrumbar el planteamiento ultradefensivo de Mourinho. Asimismo, lo que no me gustó es lo que pasó una vez finalizado el partido. Bien es sabido que la celebración provocativa de Mourinho se podría esperar dado el carácter extravagante del técnico portugués, sin embargo, lo de los aspersores si que no se lo esperaba nadie. La realidad es que es una pena que el club de los seis títulos no supiera demostrar en ese momento saber perder y es que es tan importante saber bañarse en la gloria como saber dar la mano cuando el equipo sale derrotado. Fue un acto que no estuvo a la altura del Barça.

Cambiando de tercio, esta temporada, he escuchado muchas veces la famosa frase de “no vi el partido del rival”. La prensa, a raíz de estas palabras, le gusta montar un cirio impresionante que denota en críticas hacia el Marcelo o Iniesta de turno. ¿Pero qué pasa si no se ven los partidos del máximo rival? Tampoco creo que sea para tanto. No hay ninguna cláusula en los contratos que ligue a los jugadores del Barça a ver los partidos del Madrid o los del Madrid a ver los del Barça. Si a un jugador, por ejemplo, le apetece salir con su mujer o con los amigos en lugar de ver el fútbol es libre de poder hacerlo. Además, que para seguir muy de cerca a los rivales ya están los entrenadores con los videos que ponen a sus jugadores para estudiar bien al adversario. Así que es por eso que no entiendo los jaleos que se montan en torno a si se ha visto o no el partido de tu rival.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris