Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Cameron, Brown y Clegg

Isaac Bigio
Isaac Bigio
martes, 4 de mayo de 2010, 04:10 h (CET)
Hoy tuve la oportunidad de ver, hablar brevemente y estrechar la mano de todos los líderes de los 3 grandes partidos británicos. Esto se dio en la recta final cuando solo faltan 3 días para las elecciones más inusuales y reñidas que haya tenido el Reino Unido en esta generación y posiblemente en su historia.

Esta es la primera vez que la carrera por el gobierno no es entre dos sino entre tres caballos. No solo se espera a que haya un parlamento sin que nadie tenga mayoría absoluta (cosa atípica en un sistema diseñado para garantizar la ‘dictadura del partido ganador’ durante todo su mandato) sino que en éste ya no solo haya dos sino tres fuerzas de peso.

Tal como van las cosas ninguno va a poder aplicar plenamente su programa, pues carecerá del control de más del 50% de la cámara de los comunes, por lo que una forma de concertación o coalición será necesaria.

Cameron quisiese una política económica más pro-monetarista y distanciarse más del federalismo europeo, pero solo podría gobernar si pacta con los liberales quienes proponen recetas económicas inspiradas en Keynes y son súper europeístas. Mientras que Cameron y Brown impulsaron la guerra de Iraq y los programas de armamento atómico, Clegg (a quien ambos necesitarían para poder gobernar) rechaza esa invasión y pide eliminar los gastos de submarinos nucleares.

Hoy estuve con esos 3 líderes en la Asamblea de Citizens, un movimiento muy especial. Este aglutina más de 150 organizaciones comunitarias, iglesias, mezquitas, sinagogas, clubes, colegios, etc. Su objetivo es presionar a todos los partidos para que regularicen al millón de indocumentados, impidan que el país deje de ser un santuario a los refugiados, se de un salario mínimo, se permitan viviendas populares, se impongan topes a los intereses bancarios y se dialogue permanentemente con la sociedad civil.

Se trató del mayor foro de estas elecciones, aunque, es bueno recordar, que la Alianza Iberoamericana ha hecho durante 4 fines de semana consecutivas tal vez el mayor foro prolongado de candidatos.

En la Asamblea de Citizens los 3 candidatos fueron aplaudidos. Lo que a la gente más le entusiasmó de Cameron fue su idea de un gobierno que promueva y dialogue con las organizaciones comunitarias, de Clegg su posición para amnistiar a los indocumentados y de Brown su defensa del salario mínimo.

El primer ministro, pese a estar tercero en las encuestas, fue el único al cual la gente fue coreando su nombre. Pese a su desgaste él tiene un arma muy poderosa que apela: la idea de que con él, pese a sus yerros, habría un gobierno con preocupaciones sociales y no para los ricos.

Cameron tiende a sacar más votos, pero si ansía ganar una mayoría parlamentaria absoluta debe repuntar más, cosa difícil en este tramo final. Brown se sentiría triunfador si queda segundo en votos pero con más bancas, con lo cual podría forzar a los liberales a que le apoyen. Para lograr ello el laborismo se ha distanciado de su antigua predica de centro para fomentar una forma de lucha de clases. Clegg quiere colarse en el medio de ambos. Su gran victoria consistiría en quedar segundo y como el que termine diciendo en que dirección vaya la balanza (incluyendo en la suya propia).

Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris