Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El Gobierno víctima de sí mismo

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 4 de mayo de 2010, 04:09 h (CET)
Si se emprende la senda equivocada y se abandona el camino de la honradez, de la rectitud y de la ortodoxia, marcada por las normas que rigen la eficacia y el buen gobierno en la gestión de los intereses de los ciudadanos; cuando, por provechos partidistas, por turbios manejos electoralistas o por desviaciones ajenas a los intereses del pueblo español; en la gobernación de un país, en este caso España, quienes ostentan el poder, en lugar de anteponer a sus ideas políticas a sus impulsos emocionales y a lo que se pudiera estimar que les beneficia personalmente, los intereses generales del país y, por contra, se siguen procedimientos torticeros, engaños, mentiras y demás subterfugios para ocultar, camuflar, deformar, negar o encubrir una situación que pudiera poner en peligro la estabilidad económica, financiera y social de la nación; impidiendo que, aquellos que pudieran estar afectados por ella, pudieran tomar las medidas adecuadas para enfrentarse al fenómeno que los amenaza; retrasando, malévolamente, el emprender políticas adecuadas para paliar los efectos del mismo, dictando las disposiciones adecuadas para minimizar, en lo posible, sus consecuencias. Es obvio que, quienes eligen este camino, están defraudando a las personas que les eligieron, incumpliendo con sus deberes como gobernantes y constituyéndose en cómplices y responsables directos de que la nación se empobrezca, el trabajo escasee y la actividad económica, industrial, financiera y social, que constituyen el termómetro del bienestar de un país, entren en recesión y pongan en peligro de quiebra al Estado.

Es evidente que lo que está sucediendo en Grecia nos afecta. No porque estemos en su misma situación ni porque los nuestros sean exactamente los mismos problemas que tienen los griegos; sin embargo, ya son muchas la naciones que por el rabillo del ojo nos están mirando, analizan las medidas que se están tomando y observan a nuestros gobernantes, recelosas de que lo que el señor ZP prometió hacer, en Davos, acabe todo en fuegos artificiales, Ya lo fueron, al menos de momento, las promesas de abaratar las pensiones y van camino de serlo, en la misma medida, esta especie de ahorro descafeinado de la reducción de cargos y departamentos públicos, Hasta ahora lo único que se está viendo es algunos traslados ( lo que no significa ahorrar sueldos, sino pagarlos en distintos departamentos) y, por lo que nos ha dicho la señora De la Vega, sus resultados, un ahorro de 19 millones de euros anuales, no pueden ser más ridículos. No se les ve a nuestros gobernantes una verdadera preocupación por reducir los gastos públicos (ni personales, si nos atenemos a los continuos cambios de indumentarias de la señora Leire Pajín y la vice de la Vogue) y, no obstante, desde todos los ángulos de la UE y de gabinetes económicos, se les está pidiendo que, sin dilación, se tomen medidas duras y efectivas para abaratar nuestros gastos públicos y reducir el déficit del Estado.

Hete aquí que –aparte de las medidas que se están adoptando en Grecia para ajustarse a las condiciones que se le han impuesto por el FMI y la UE para disponer del préstamo – ahora aparece un estudio de ESADE, que pone los puntos sobre las íes respecto a los “deberes” que deberá acometer España, sin más dilación. ¡Ha llegado la hora H!, esta es la alerta con la que comienza la retahíla de recomendaciones: las economías más débiles de Europa están amenazadas por la crisis de la Deuda Pública (entre ellas España), por lo que es preciso que estos países adopten “decididos planes de ajustes”; es inviable que la CE pudiera hacer con España lo que hará con Grecia; España tiene “graves problemas estructurales acumulados” (pérdida de competitividad, déficit por cuenta corriente, rigidez laboral y elevada exposición del sistema financiero). Los estímulos fiscales, aplicados de forma errónea, han comportado que, del superávit del 1’9% del PIB en 2007 se haya pasado al déficit del 11% en 2009. Hablan también de una crisis en forma de “L” y de otros problemas demasiado extensos para incluirlos en este artículo.

Hablemos de las conclusiones a que llega ESADE: 1º- Retirar los planes extraordinarios aprobados durante los dos últimos años (plan E y deducciones fiscales); reducción de gasto en salarios públicos (sueldos funcionarios); copago en sanidad; reforma sistema pensiones; reforma laboral (eliminar negociación colectiva para que los salarios se ajusten al nivel y evolución de la productividad, y eliminar la dualidad contractual entre fijos y temporales; reformas estructurales para recuperar la competitividad externa y, finalmente, reforma del sistema financiero. Un plan verdaderamente duro, un plan que supone muchos sacrificios y que, con toda probabilidad, es necesario. Pero, antes de que ello se aplique debemos hacer algunas consideraciones, por ejemplo: ¿qué pasa con las CC.AA que, en lugar de ajustarse el cinturón, se han lanzado a despilfarrar contratando a 82.200 nuevos empleados públicos, este primer trimestre del año?; ¿saben ustedes que hay más empleados públicos (3.088.400 funcionarios) que empresarios?, ¿Saben ustedes que el recibo que pagamos de la luz ha aumentado en un 23 %, a causa de las subvenciones a las renovables (6.200 millones de euros)? Pero hay otros conceptos que también contribuyen a la dilapidación de nuestros pagos al Tesoro como, por ejemplo: ¿cómo se entiende que, para fomentar el uso del carbón, (un elemento en descrédito, cuya extracción es antieconómica y que contamina más que la energía nuclear), el señor Presidente, esté dando subvenciones de 255.000 euros por cada minero que trabaja en las minas de dicho combustible, con lo que, las subvenciones dadas, ya han superado la cifra de los 1.480 millones de euros?

Ministerios sin competencias (Igualdad, Vivienda, Educación etc.), pagos a personas externas por informes, estudios, peritajes etc. que muy bien pudieran hacerse por los técnicos de las Administraciones públicas; condonaciones de deudas públicas a Cuba, a Venezuela y a otros países, todos ellos socialistas; un número exagerado de cargos políticos excesivamente remunerados; despilfarro en gastos de transporte, dietas, oficinas en el extranjero, las “embajadas” catalanas del señor Carod Rovira y otros mil conceptos en los que queda reflejado el desmadre de los gastos en las Administraciones públicas y la poca productividad de los funcionarios que, todavía, se quejan de que cobran poco. El Gobierno, antes de apretarles más las clavijas a los ciudadanos, haría bien en dar ejemplo; desde el señor Presidente hasta el último barrendero que, por ello, tienen sus puestos asegurados y el resto de ciudadanos no. Debería también comprobarse, el porqué hay bancos que están dando beneficios y puede que hubieran disfrutado de ayudas estatales a cargo del Tesoro público, que se nutre de nuestros impuestos. Lo mismo hay que decir de los incrementos exagerados de las tarifas eléctricas ( no repartan tantos beneficios y dedíquenlos a cubrir su déficit) y vigilen a los Ayuntamientos que, para cubrir sus despilfarros, no han dudado en aumentar exageradamente los IBI y las tasas municipales; de modo que, al fin y al cabo, todo lo malo que ocurre en España se distribuye entre 4.600.000 trabajadores en paro y entre el resto de ciudadanos de la clase media y obrera, que debemos pagar por todo lo que no lo hacen los que nos gobiernan y todos aquellos que se benefician de ellos.¡Menuda tomadura de pelo!

Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris