Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

De la utopía a la cruda realidad

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 3 de mayo de 2010, 04:12 h (CET)
En esta tómbola de los despropósitos, en la que los políticos que ocupan el poder se han instalado, parecen dispuestos a seguir rifando sus ideas “salvadoras” y vendiendo sus “planes para superar los efectos de la crisis”, a los ciudadanos, que han estado soportando, pacientemente, día tras día, mes tras mes y año tras año, que se los tomara por tontos, se les catalogara de corderos y se los calificara de crédulos y fáciles de engañar, por el simple procedimiento de tenerlos embaucados, como a bobalicones, mostrándoles una realidad amañada, camuflada, tergiversada y adornada de esperanzas para que mantuvieran la boca cerrada; aguantaran el chaparrón de la recesión, confiando en sus falsas promesas de pronta recuperación; soportaran la epidemia de paro que nos ha invadido y, por si faltara algo para redondear tamaña hipocresía y semejante fraude a los españoles, han contado con la inapreciable ayuda y colaboración de los dos sindicatos mayoritarios, la UGT y CC.OO, los cuales, con sus continuos chantajes al Ejecutivo, se han vendido al Gobierno a cambio de recibir sustanciosas ayudas económicas que les permitan, a sus jefes y a la pandilla de liberados que viven a su costa, ir medrando; sin que les importe un comino que tengamos un 20’05% de parados, que de ellos haya más de 1.000.000 mayores de 45 años y que haya 1.300.000 familias en las que todos sus miembros están en el paro. No han tenido empacho alguno en convertirse en obedientes acólitos de ZP y sus ministros, olvidándose de que, su obligación principal y, para la cual existen, era la de proteger a los trabajadores que confían en ellos; no precisamente contra los empresarios (como algunos equivocadamente puedan pensar), sino de las consecuencias de un mal enfoque político y económico del Gobierno, incapaz de atinar con las fórmulas adecuadas para reactivar la economía, fortalecer a las pequeñas y medianas empresas, disminuir los impuestos y promover la competitividad, de modo que, España, sea capaz de competir, ventajosamente, con los otros países que luchan por hacerse con los mercados europeos y del resto del mundo.

Ahora, cuando el desconcierto de quienes nos gobiernan ya ha llegado a su punto álgido; cuando el señor Rodríguez Zapatero parece un zombi incapaz de reaccionar ante el colapso que se anuncia de la economía, y ve la sombra alargada del ejemplo griego que se nos acerca lentamente; intenta, para cubrir el expediente, y desoyendo las voces calificadas que tanto desde dentro de España como desde los organismos competentes del exterior –como Bruselas, FMI, BCE, agencias de rating, economistas solventes como el señor Almunia, el señor Solchaga , ambos socialistas; en un coro unánime de reproches a la inactividad de nuestro ejecutivo – y coartado por los Sindicatos, que lo amenazan con una huelga general si se decide a hacer lo que debe: afrontar una reforma en profundidad del mercado laboral; se ha decidido, tímidamente, a hacer ver que va a emprender un aligeramiento de empresas y cargos públicos. La señora De la Vega, por fin, se ha decidido a anunciar un plan de “adelgazamiento” de las administraciones públicas que parece comprenderá a 32 altos cargos (de un total de 343) y 29 empresas
(de un total de 109). Lo más impactante es la cantidad que, con este trasiego o supresión del gasto público, se va a conseguir ahorrar cada año, según palabras de la señora vicepresidenta primera, la friolera de… ¡16 millones de euros! No hay duda de que, con tal “ahorro” anual, nos “libraremos” de tener que emitir Deuda y, de paso, puede que nuestros nietos peinen canas, antes de hayamos conseguido reducir nuestro actual déficit del 11 %, al exigido por la Ley de Estabilidad Financiera de la UE, que obliga a que, antes del 2.013, hayamos regularizado nuestro déficit interno al 3%.

Claro que por algo el Banco de España, un organismo nada sospechoso de connivencia con la derecha política, ha tenido que advertir al Gobierno de que “No se ven propuestas ambiciosas” ante las amenazas que se ciernen sobre España como consecuencia de la crisis griega. Es evidente que los mercados están hipersensibilizados y, aparte de que nuestro Ejecutivo intente atribuirlo a manejos desestabilizadores de “especuladores”, lo cierto es que, el aviso de Estándard&Poor’s, al rebajar nuestro rating, ha caído como una bomba entre los inversores, de modo que, de no mediar un milagro, vamos a tener que pagar un interés más alto por la nueva Deuda pública que queramos colocar fuera de España. Es evidente que, el factor paro, nos sitúa en el ojo del huracán y por mucho que el señor ZP y su equipo quieran sacar pecho, afirmando que ya se advierten signos de recuperación; mientras estemos hablando de crecimiento negativo de nuestro PIB y no lleguemos a un porcentaje positivo por encima del 2’5%, no se va a crear empleo en España. Por mucho que la Moncloa haya intentado restar importancia al dato de nuestro 20’5% de paro ( añadan a ello el que no está contabilizado y el número de inmigrantes que no están controlados), cuando antes había intentado ocultarlo presionando al INE para que retocara el dato; lo cierto es que, los 4.612.700 parados que tenemos en la actualidad, a diferencia de los que un “optimista” señor ZP nos quiso hacer creer en la sesión de control del Ejecutivo última; no es el techo y, mucho nos tememos, que la tendencia se empeñe en contradecir a nuestro señor Presidente.

En realidad, los últimos datos de la EPA apuntan ahora a que España puede superar el 25% de paro en el caso de que sigamos sin adoptar las medidas que, en otros países, ya han aplicado; en especial, la reforma del mercado laboral. Recuerden ustedes cuando el señor Camacho, ministro de Trabajo, se expresaba con contundencia, negando la posibilidad de que alcanzáramos los 4.000.000 de parados. Como ya se podía esperar sólo fue un brindis al Sol y el señor ministro ha quedado en ridículo, como todos aquellos que trataban, a los que presagiaban lo que está ocurriendo en España, de alarmistas y antipatriotas, todo ello cuando el señor Zapatero negaba que hubiera crisis y presumía de la fortaleza del sistema financiero español. En realidad, hay siete CCAA que superan ya el 20% y avanzan hacia una horquilla de entre un 25% y un 30% de desempleo y, otras 13, sufren una tasa que oscila entre el 20% y el 25%. El catedrático de Estrategia y Ciencias Económicas, de la London School Economics, señor Luis Garicano, dice que la pérdida de confianza que se pueda deducir de la reciente rebaja de la nota de la deuda española, por Standard&Poor’s, podría llegar disparar el paro al 30%.

Sean estas previsiones exageradas o aproximadas, la realidad es que el Gobierno no tiene más remedio que mover pieza ya y, no con meros maquillajes como el que nos ha anunciado la señora De la Vega, sino enfrentándose al tema con valentía, olvidándose de unos Sindicatos obsoletos y carentes de la más mínima credibilidad, y tomando el toro por los cuernos, para darle un gran viraje a nuestra política económica, dejando al señor Keynes con sus utópicos intervencionismos del los Gobiernos en la economía privada, cundo está probado que sólo consiguen burocratizar la libre iniciativa y desembocar en el más puro intervencionismo, propio de los fracasados y trasnochados regímenes socialistas, como los de Rusia y la antigua Europa del este.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris