Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

¿Quién tumbó la reforma migratoria?

David S. Broder
David S. Broder
viernes, 30 de abril de 2010, 05:22 h (CET)
WASHINGTON - Muchos entre los medios de comunicación, incluyendo a mis colegas del Washington Post Eugene Robinson y Richard Cohen, han escrito contundentes y ocurrentes columnas condenando las acciones de la Legislatura de Arizona y la Gobernadora Jan Brewer al tramitar y aprobar una punitiva ley encaminada a combatir a los inmigrantes ilegales.

Si la ley se implanta a pesar de los recursos de inconstitucionalidad anunciados, las fuerzas locales del orden en Arizona tendrán competencias para detener a la gente de la que sospechen que puede no ser de aquí y obligarla a presentar una identificación que acredite que son residentes legales. Podrán imponerse penas de prisión a aquellos que no presenten identificación.

La ley es tan mala como se dice y peor - pero no es una sorpresa en absoluto. Lo que viene brillando por su ausencia en medio del debate actual es cualquier muestra de admisión de culpa por parte de aquellos responsables de tumbar la última iniciativa de reforma federal integral de la inmigración que habría atajado la necesidad de tomar este tipo de acciones punitivas por parte de los estados.

Hace apenas tres años que la iniciativa fue bloqueada por el veto legislativo del Senado y la impaciencia del secretario de la mayoría Harry Reid por pasar a otros temas. Al mismo tiempo, el Senador Edward Kennedy, que como siempre hacía trataba de corregir el deteriorado sistema, preguntó a favor de qué estaban los detractores de la legislación integral que feneció un mes de junio de hace tres años. "¿Qué van a hacer con los 12 millones de sin papeles que residen aquí?" exigió saber Kennedy.

"¿Deportarlos a países de todo el mundo? ¿Desarrollar una especie Gestapo de esto para buscar a estas personas que están ocultas en el anonimato? ¿Cuál es su alternativa?"

Ahora lo sabemos. Si bien no tiene nada de táctica de "Gestapo", la legislación de Arizona sin duda recuerda a métodos de estado policial que inevitablemente implicarán el fichado racial de los hispanos, al margen de las medidas preventivas que dice la gobernadora que va a adoptar.

El anteproyecto que feneció en el Congreso había sido elaborado durante muchos meses por un grupo bipartidista de senadores, que incluía tanto a miembros hispanos del Senado como a los senadores Republicanos de Arizona.

Pero una vez que el proyecto subió al estrado, fue atacado desde ambos flancos. Los Republicanos más conservadores - Jim DeMint, de Carolina del Sur; David Vitter, de Louisiana; y Jeff Sessions, de Alabama - lideraron la carga. A ellos se sumaron algunos libertarios civiles y aliados sindicales descontentos con sus medidas de protección de los programas de trabajador invitado. El Demócrata de Dakota del Norte Byron Dorgan trató de destripar los programas en repetidas ocasiones antes de que finalmente tuviera éxito por un solo voto en su tercer intento.

Con Reid manifestando cada vez más impaciencia con un debate que comenzó el 21 de mayo, el Senado celebró tres votaciones sin debate parlamentario el 7 de junio y en cada una de las veces faltaron votos. Cumpliendo sus amenazas, Reid retiró el anteproyecto al tiempo que el secretario de la oposición Mitch McConnell protestaba airadamente. "Creo que estamos abandonando la aprobación de este proyecto demasiado pronto", decía McConnell. "Hay un buen número de Republicanos dispuestos a votar a favor de la moción en cuanto estén convencidos de que sus colegas de hemiciclo han tenido la oportunidad razonable de haber aportado y votado enmiendas que creen que mejoran el proyecto de ley".

A la semana siguiente, el Presidente George W. Bush visitó el Capitolio e hizo una invitación personal a los Republicanos del Senado a renovar los esfuerzos. Se llevaron a cabo más conversaciones bipartidistas y el resultado fue un segundo proyecto, añadiendo éste un apartado de seguridad fronteriza de 4.000 millones de dólares a lo dispuesto en el anteproyecto anterior con respecto a la implementación más estricta de la ley, además de una vía a la ciudadanía destinada a los sin papeles residentes ya aquí.

Pero cuando llegó al estrado, la votación directa sin debate parlamentario se quedó corta de votos 46 a 53 - a 14 votos de los 60 necesarios. Los Demócratas se reparten 33 a 15 a favor de poner fin al debate al tiempo que los Republicanos votaron 37 a 12 a favor de seguir parlamentando y modificando, con los dos congresistas independientes repartidos.

Eso puso fin a la última iniciativa del Congreso por satisfacer la responsabilidad federal de la gestión de la política de inmigración. Los estados - no sólo Arizona, todos ellos - no tienen recursos para resolver el problema.

La culpa de este caos recae en aquellos que tumbaron aquel anteproyecto.

Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris