Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Primero de Mayo

Jesús Molíns (Zaragoza)
Redacción
lunes, 26 de abril de 2010, 06:14 h (CET)
Hace ya años, que el 1º de mayo (día internacional de los trabajadores), se ha convertido en una mera conmemoración, en una celebración; una celebración casi institucional. Ha perdido mucho de fecha reivindicativa y ha ganado todo en cuanto a formalismo político-festivo.

Sí; se tensan un pelín más los discursos, simplemente por eso de que hay que hacer el papel, pero de ahí no se pasa. Todo está dentro de un orden, dentro del margen de lo políticamente correcto.

Pero resulta, que hoy España se encuentra a la cabeza del paro en Europa.

El número de parados en España, triplica a los aumentos registrados en Italia o el Reino Unido, desde que estalló la crisis en el 2007. España ha incrementado en un 141% su número de parados frente al 40,8% de Italia y el 38,5% del Reino Unido.

La realidad, la dura realidad, es que España cuenta con 4.300.000 ciudadanos sin trabajo, con 4.300.000 dramas personales, con 4.300.000 familias económicamente hundidas; en definitiva con 4.300.000 contundentes razones por las que movilizarse y luchar.

Y mientras tanto, en la política nacional... con el rabo cazan moscas.

La corrupción azota nuestro panorama llevándose a espuertas el dinero de los honrados contribuyentes (caso Gürtel). Los poderes ultra conservadores intentan acabar con la libertad, independencia judicial y la justicia universal (caso Garzón).

Esos mismos poderes ultra conservadores, abren otro frente, para acabar definitivamente con la pluri-realidad de España (caso Statut de Catalunya), mientras la derecha, que se dice democrática, les hace el juego presionando al Tribunal Constitucional y obstruyendo su renovación. Los poderes económicos y financieros presionan fuertemente para conseguir un acuerdo social que favorezca totalmente a sus intereses...

. . . Y el Gobierno, parece que accede a sus pretensiones de abaratar el despido y flexibilizar el modelo laboral (o sea a seguir pagando los trabajadores, se abaratará la mano de obra y se liberalizará el despido), pero además, el Gobierno, correrá con una parte de la indemnización por despido improcedente (lo que es decir todos nosotros). No lo entiendo, ¿estamos tontos o qué?

4.300.000 parados, es una cifra suficientemente importante, como para decir ¡HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO!; son 4.300.000 razones para romper la baraja y dar un paso decidido hacia delante y convertir este 1º de Mayo en el inicio de la reivindicación y la movilización permanente que fuerce el cambio de modelo económico, el cambio de modelo financiero, el cambio de modelo productivo y el cambio de modelo, ¿por qué no?, político.

Hoy, 4.300.000 personas están sin trabajo en nuestro país y se prevee que en el segundo semestre del año se destruyan, en términos interanuales, 287.000 empleos más (según informe Adecco).

Todo ello, creo que es una razón suficientemente importante como para que en este 1º de Mayo, los sindicatos den ese paso firme y definitivo, hacia ese cambio político-socio-laboral, que la situación requiere.

Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris