Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Jesucristo

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
lunes, 26 de abril de 2010, 06:13 h (CET)
Si hay una figura humana universalmente honrada, amada y respetada desde su aparición en la tierra hace más de 20 siglos, en la pintura, la literatura, la escultura, la música, el cine, la arquitectura y demás manifestaciones artísticas de la humanidad, ésta ha sido, es y será, la figura de Jesucristo. En la vida como en la muerte de millones de seres humanos, su icono, su efigie, su palabra, su recuerdo, ha sido y es, el referente más sublime, atractivo, y esperanzador, que jamás ha pisado nuestra tierra.

A unos-creyentes y cristianos- por la fe ciega en su vida, (hechos y palabras), muerte y resurrección, les lleva a confesar y proclamar su divinidad: ”Tú eres el Hijo de Dios, Tú tienes palabras de vida eterna”. Tú solo eres capaz de dar sentido pleno a la vida de todos y cada uno de los que creen en Ti y han tenido la suerte de conocerte, amarte y servirte.

Para otros, agnósticos, ateos y materialistas,- aún sin el don de la fe- aceptan su alto ejemplo de humanidad y le colocan, respetuosamente, muy por encima de cualquier otro hombre. Y es que, históricamente, nadie sin estudios previos, sin haber escrito nada, sin más medios que los de su palabra y rodeado de 12 vulgares hombres egoístas, cobardes y casi analfabetos, ha realizado en solo 3 años de su vida pública, la revolución más grande de todos los siglos, que aún hoy perdura pujante a pesar de todos sus fallos.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris