Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Reportaje   -   Sección:  

Día de libros y rosas

Teresa Berengueras y Rafa Esteve-Casanova
Teresa Berengueras
@berealsina
lunes, 26 de abril de 2010, 05:54 h (CET)
El día está gris pero, a pesar de ello, la fiesta está desde primera hora en la calle. Salimos de casa pronto, son las 8, 30 y en la esquina con Muntaner los chicos del instituto cercano ofrecen rosas a los viandantes, unos metros más allá son las jovencitas de una colegio de la zona las que tratan de conseguir unos ingresos extras para su viaje de fin de curso ofreciendo a los que se acercan a la parada del bus unas rosas envueltas en celofán con el añadido de las cuatro barras de la bandera en el envoltorio.

En el jardín de la plaza Adrià, como cada día a lo largo de todo el año, está la parada de flores y plantas que Carmen Martí montó allí a finales de los años sesenta recién llegada de su Osuna natal, hoy las rosas son las reinas de la fiesta y sus dos nueras son las que atienden a los compradores bajo la atenta vigilancia de Carmen que va paseando, entre las palomas que andan picoteando por el suelo un poco de comida, a su fiel can Scotty. Fieles a la tradición compramos allá la primera rosa del día y nos acercamos a tomar un café al bar que en la misma plaza regentan sus hijos Manolo y Javi, el primero bético de pro y gran aficionado taurino y el segundo con su amor dividido entre los “pericos” del Español y los “merengues” del Real Madrid.

Muntaner abajo, en busca de la Plaza de Catalunya, observamos que en cada esquina hay instalados puestos en los que diversos colectivos van ofreciendo la rosa a los viandantes. Los más jóvenes para obtener unos ingresos extras para sus actividades extra escolares, otros con cualquier pretexto solidario y otros, simplemente, para intentar mejorar su pequeña economía doméstica en estos tiempos de crisis, la necesidad agudiza el sentido de las personas y la policía local en este día de Sant Jordi hace la vista gorda ante la proliferación en la ciudad de tantos vendedores ambulantes exentos de impuestos de cualquier tipo. El sector de la floristería, a pesar de todo, está contento con esta costumbre de regalar rosas a las personas estimadas en el día de Sant Jordi, se calcula que en toda Catalunya se han vendido seis millones de rosas procedentes en su mayoría del Maresme y también, en algún caso, de Ecuador.




Vicenç Villatoro en plena firma.


A pesar de que el día es laborable la calle es una fiesta, los autobuses se adornan con la bandera catalana y la de la ciudad de Barcelona, las gentes pasean entre paradas callejeras de libros y rosas. El libro, en este día, sale a la calle en busca de lectores y a pesar de la crisis este año las ventas de libros han alcanzado los veinte millones de euros, cifra que representa vender en una sola jornada casi el ocho por ciento del total de las ventas anuales. Pero no nos perdamos en los fríos números, el Sol comienza a asomar tímidamente, como asustado, y la aglomeración de gente aumenta conforme nos acercamos al centro de la ciudad. En la Plaza de Catalunya emisoras de radio y televisión han instalado sus carpas para llevar desde allí y en directo el ambiente que se vive, la comunión en este día entre autores y lectores es total, en el stand montado por el diario Público se agolpa la gente para recoger el diario del día que inicia por Sant Jordi con unas páginas en catalán. En la Rambla de Catalunya, junto a paradas de librerías, se han colocado las de los partido políticos, por allí pasarán a lo largo del día los principales líderes de la política catalana que por unas horas olvidaran, aunque poco, las vicisitudes por las que el Estatut está pasando entre las horcas caudinas del Tribunal Constitucional.




Pilar Rahola.


Es en la Plaza de Catalunya y el aledaño Passeig de Gràcia donde se da la mayor aglomeración de escritores por metro cuadrado, frente a algunos de ellos largas colas de lectores en busca de la firma en el ejemplar recién comprado o en el que, cosas de la crisis, se han traído desde casa. En el stand de Abacus encontramos a Vicenc Villatoro firmando ejemplares de su última obra, “Tenim un nom”, Villatoro atiende con su amabilidad peculiar a todos los que se acercan buscando que perpetúe con su firma el libro que llevan en la mano, charla amablemente con el lector y éste se marcha contento. A su lado Pilar Rahola, incombustible y tenaz columnista y habitual tertuliana en diversos platós, firma ejemplares de “La máscara del Rei Artur”, obra en la que se adentra en la historia de Artur Mas, eterno ganador de elecciones y siempre, al menos hasta ahora, en la oposición, a última hora de la tarde Pilar Rahola ya llevaba vendidos más de 20.000 ejemplares, al final su libro sería el segundo en el ranking de los más vendidos en el apartado de “no ficción en catalán”. Ya en el Passeig de Gràcia vemos a Iu Forn, sus irónicas columnas en el Avui son buscadas por el lector con avidez, a su lado Jordi Llompart también atendía a los lectores que buscaban la firma del escritor preferido, más adelante estaba Jordi Évole, también conocido como “El Follonero” tomándose un momento de respiro entre firma y firma. Unos metros más allá firmaban sus ejemplares Patricia Gabancho, Manuel Baixauli y Marta Pessarrodona. Ya declinaba la tarde y las luces del paseo hacía rato que estaban encendidas cuando en el stand de La Casa del Libro encontramos a Xavier Sardà que firmaba ejemplares de su segunda novela, una novela de serie negra ambientada en el mundo de la televisión, entre firma y firma Xavier departía con Josep Lluís Carod Rovira que también presentaba libro en este Sant Jordi. La nómina de escritores firmantes es muy larga, el gran ausente fue Arturo Pérez Reverte que con su última novela, “El asedio” se colocó en el primer puesto de los libros de ficción más vendidos en castellano, tal vez sus recientes declaraciones en contra del nacionalismo, cuando él es un nacionalista del españolismo más recalcitrante, le aconsejaron no acercarse por Barcelona el día de Sant Jordi.




Xavier Sardà y Josep Carod-Rovira.


Ya era noche cerrada cuando la lluvia hizo su aparición, los libreros recogían la mercancía, los escritores se retiraban después de un largo día de firmas y de deambular de parada en parada, las rosas bajaban de precio y ya era posible conseguir las últimas a tan sólo 50 céntimos de euro cuando a primera hora de la mañana se vendían entre los 3 y seis euros, la devaluación había llegado al mundo de las flores y los vendedores ambulantes no querían volver a casa más que con la rosa que regalarían a quien allá les esperaba. Nosotros volvimos al hogar con “Els quaderns de Malte” de Rainer María Rilke editado por Viena Edicions, “Homenatge a Catalunya” de Georges Orwell que nos regalaron con el diario Público y con el firme propósito de ir comprando y leyendo, poco a poco, los ejemplares ganadores del ranking de este Sant Jordi: “Se sabrá tot” de Xavier Bosch en el apartado de Ficción en catalán, “El viatge al poder de la ment” de Eduard Punset en No ficción en catalán que también obtuvo el puesto de libro más vendido en castellano no ficción y “El Crakovia de les sis copes” escrito por los guionistas de este divertido programa de TV3 vencedor en el apartado de libros mediáticos. Una copa de cava nos sirvió para despedir este Sant Jordi del 2010 pasado entre rosas y libros, una buena compañía para éste y todos los días.

Noticias relacionadas

Los hoteles ibis de Valencia ofrecen a sus clientes la posibilidad de decidir el precio a pagar por su estancia

Del 2 al 6 de marzo lanzan la promoción “Nosotros ponemos la calidad, el precio lo pones tú”

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris