Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Revolución británica

Isaac Bigio
Isaac Bigio
sábado, 24 de abril de 2010, 08:24 h (CET)
La palabra ‘revolución’ es algo muy popular en la volátil América Latina, pero es algo que parece como intangible en Reino Unido, donde desde hace casi tres siglos y medio no se ha conocido un solo levantamiento armado y ha habido una estabilidad parlamentaria.

En este país los cambios suelen darse gradualmente. Allí la jefatura del Estado es vitalicia y hereditaria, los de la Cámara Alta son lores que estarán allí hasta que se mueran y los parlamentarios electos generalmente se mantienen décadas en sus cargos.

Sin embargo, allí se viene produciendo una revolución lenta en el sistema electoral. En esta nación cada uno de los 650 parlamentarios es electo en cada uno de los 650 distritos electorales, con lo cual el que suele ganar con un mínimo porcentaje electoral acaba ganando en la mayoría absoluta de esas comarcas, por lo que acumula más del 50% de la Cámara de los Comunes.

Según las encuestas el laborismo va tercero, pero aún así, debido a que éste tiene especial peso en una serie de regiones, éste retendría el poder.

Este obsoleto sistema ha empezado a ser progresivamente desafiado con la introducción de sistemas de representación proporcional para la elección de los representantes británicos al Parlamento Europeo, para la asamblea y el alcalde de Londres y para los gobiernos de Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

Pese a que el laborismo sabe que el sistema uninominal le permitiría tal vez perpetuarse en el gobierno hoy concibe que la mejor manera de atraer votos y de ganar a los liberales como aliados es ofreciendo una nueva reforma que implique que la Cámara Alta sea 100% electa y que se introduzca una forma de segunda vuelta en la elección de cada uno de los parlamentarios.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris