Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

No todo es lo mismo

Celia Sánchez Arribas
Redacción
miércoles, 21 de abril de 2010, 13:55 h (CET)
La ley de matrimonio homosexual hace figurar sobre el papel lo que no puede ser aparente y menos aún real. Pocos homosexuales formalizan su relación, y evitan, así, problemas. Existe entre ellos la experiencia general de inestabilidad del compromiso, y saben de sobra que no se puede cambiar la naturaleza biológica aunque pueda violentarse.

Una cosa está clara: las personas merecen todas respeto; distinto es considerar todo igual y del mismo valor. El movimiento del homosexualismo es de tipo político, no una necesidad social, y parte del feminismo radical. Su objetivo es eliminar la secular y universal institución matrimonial como unión fiel del hombre y la mujer abierta a la vida. El activita homosexual Michael Signorile decía: “Luchar por el matrimonio del mismo sexo y sus beneficios y entonces, una vez garantizado, redefinir la institución del matrimonio completamente, pedir el derecho de casarse no como una forma de adherirse a los códigos morales de la sociedad sino de desbancar un mito y alterar radicalmente una institución arcaica (..). La acción más subversiva que pueden emprender los gays y lesbianas es transformar por completo la noción de familia”. Sí, su finalidad es acabar con el compromiso, la unión fecunda y la vinculación paterno-filial. Con al ley circula el matrimonio homosexual como las monedas falsas, que si hubiera muchas se produciría gran desconfianza. El PP se comprometió a recurrirlo.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris