Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Iguales

Lorenzo de Ara
Redacción
miércoles, 21 de abril de 2010, 13:36 h (CET)
Yosef Bar Kojva se parece tanto a Albert Einstein, que en su derecho a decir majaderías, asegura que es el hijo del celebérrimo científico. Y la verdad es que el parecido acojona. Son dos gotas de agua. Se parecen, de eso no cabe duda. Pero no se parecen por tener orejas, ojos y bigoteS iguales; no, en realidad se parecen porque el paquete es idéntico. El gran paquete, quiero decir; o sea, el que va desde la coronilla hasta la barbilla.

Los parecidos pueden enfermar a las personas. Muchos hombres, seguro, se parecen un poco o un mucho a los antiguos galanes del cine en blanco y negro. También a los rufianes de hoy en día. Los imagino paseando por la Gran Vía, seduciendo, acaparando miradas.

Creo que no hay una persona en este puñetero mundo que no se parezca a otra. Tenemos nuestro doble, aseguran. Un pigmeo se parece a un afroamericano del sur de los Estados Unidos. Un esquimal a un murciano. Un siberiano a un mexicano de Puebla. Y en general, nosotros nos parecemos a los colibríes. Y los arañas a los políticos. Las abejas a los payasos. Los tiburones blancos a los republicanos vociferantes. Los ornitorrincos a los falangistas. Los jueces a las luciérnagas. La Casa Real, entera, a los seres mitológicos. Messi se parece a un albatros.

Un buen amigo siempre me susurra que me parezco a A.T.G. También asegura que no ha nacido ese tal A.T.G. Y eso no me hace más libre que ustedes. Simplemente me convierte en un proyecto de hombre, en un proyecto de mujer, en un proyecto de votante, en un proyecto, espero, de ávido lector. Poco más. Pero en realidad yo me parezco a mi padre.

Noticias relacionadas

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris