Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La reforma de la Ley Electoral

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
miércoles, 21 de abril de 2010, 13:31 h (CET)
El próximo año 2.011 hay de nuevo Elecciones Municipales. No sé si antes se celebran las de alguna CCAA o, incluso, si pudiera darse el caso –las cosas no están para muchas “tranquilidades”, sobre todo en lo económico- de que tuviéramos Elecciones Generales anticipadas, pero, en cualquier caso, unas y otras van a estar marcadas por el fiasco que ha supuesto el archivar para mejor cosecha la Reforma de la Ley Electoral después de más de dos años de reuniones inútiles y, por tanto, de caras reuniones en las que, pienso, no se ha negociado nada y todo ha sido una burda mentira y un engaño más a la ciudadanía y a los partidos minoritarios IU y UPyD entre otro.

Lo que PSOE y PP han cuajado es de una desvergüenza escandalosa: mientras estos dos partidos mayoritarios seguirán necesitando 66.000 votos para un escaño, IU necesitará 484.000 y UPyD 306.000. O sea, se quiere consolidar un sistema contrario a la igualdad de derechos de los ciudadanos. Así, como explica Rosa Díez en su artículo “Lo que les une”, “el sistema actual conculca dos derechos fundamentales: el derecho pasivo de todas las formaciones políticas a ser elegidas en igualdad de condiciones y el derecho activo de cada uno de los ciudadanos a elegir en igualdad de condiciones”. Siendo lo más intolerable, en términos democráticos, que el voto de cada ciudadano tenga un valor diferente en función de la parte de España en la que viva y de la opción política que elija. No puede ser, señala Rosa Díez y está cargada de razón, que el voto de mi vecino, que vota PNV, valga seis veces más que el mío.

En resumen: PSOE y PP blindan el bipartidismo para proteger sus intereses. El resultado, una “dictadura de dos”, es más que conocido: la inepcia (que también es corrupción) y la corrupción dominan el devenir político para mantener la mayoría de los Diputados (entre PSOE y PP suman 322 escaños) y de los Senadores su “establishment.

Y así, los españoles, nos encontramos después de estos ¿32? Años de “dudi-democracia”, no sólo con los casos ya conocidos de corrupción de la época de Felipe González y el caso Gürtel ahora con la mayoría de “sus gentes” pringadas, sino con un sinfín de Alcaldes, igualmente, corrompidos y una clase política dominante con unos sueldos auténticamente impúdicos, como ocurre, por citar un caso, con el del Sr. Caldera (120.000 € en el 2.009) por “no abrir la boca”, ya que, no ha presentado ni una sola iniciativa ni ha intervenido en el Congreso desde que comenzó la actual legislatura. Ello sin entrar en la crisis provocada que era de los ricos y su avaricia y estamos pagando los pobres con desempleo (y las prestaciones sociales son tan reducidas que no soportan la crisis) e innumerables recortes sociales indirectos provocados por las subidas de impuestos para poder “acometer” el plan de rescate del sistema bancario mediante eso que han dado en llamar “Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria” (FROB) por el que, entre todos, desempleados incluidos, se ha puesto a su disposición 9.000 millones de € ampliables a ¡90.000 millones de €! sin tan siquiera un mínimo análisis de su rampante usura que está entre las mayores del mundo, sino es la mayor.

En fin. Que los españoles estamos condenados a un “régimen de libertades” de muy pocas garantías para el Estado del Bienestar y de muchas para un sistema político de alternancia de dos partidos inmersos en el despilfarro y la corrupción, donde muchos piensan igual y nadie piensa mucho porque no hace falta, y donde se cometen los desfalcos –irregularidades para ellos, delitos para los pobres, como ha escrito alguien- no sólo para su propio provecho, que también, sino para solventar el mantenimiento de un organigrama desfasado y un sinfín de liberados y el desmesurado gasto que acarrea tantos y tantos cargos cobrando también del partido además de lo oficial, que nos va a llevar, sin remisión, a la quiebra económica y, posiblemente, social.

Qué pena pues, que tantos “demócratas”, que corrían orgullosos delante de los “grises” del Régimen, se hayan consagrado como unos excepcionales atletas de fondo –los años no pasan por ellos- que ahora “corren que se las pelan” camino de Mónaco, Suiza o las Islas Caimán en una clara emulación a Abebe Bikila, aunque, obviamente, no lo hacen “descalzos” como éste en la Maratón de Roma.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris