Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Secuestro, violación y tortura

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
miércoles, 21 de abril de 2010, 13:12 h (CET)
La crueldad, a través del secuestro, de la violación y la tortura, contra las niñas es “uno de los problemas mas serios e importantes” del momento actual. El Estatuto de Roma sobre la Corte Penal Internacional considera estos delitos como “crímenes de guerra”, y como “crímenes contra la humanidad”.

El perturbado mental chino, Gong Runbo de 34 años de edad, que habitaba en la ciudad de Jiamusi, situado en el llano de Sanjiang, en la provincia de Heilongjiang, al noreste de China. En su residencia tenía guardados las morfologías de las cuatro niñas que había violado, torturado y asesinado. El aterrador escenario fue descubierto por las fuerzas de seguridad china, a raíz de la denuncia de un crío de 14 años que alegaba se había fugado de un individuo que le tenía raptado. Fue capturado y, de esta forma, se acabó uno de los casos mas trágicos de violaciones, torturas y asesinatos en serie.

El norteamericano, James Barker, uno de los militares implicados en la violación, tortura y asesinato de una niña de 14 años de edad, en la ciudad de Mahmudiya, al sur de Irak, testificó bajo juramento, un alegato espeluznante de la carnicería que también costó la vida a la allegada de cinco años y a los progenitores de la muchacha. El militar actuó bajo los efectos de la ingesta de bebidas etílicas. El cuerpo quemado de la adolescente, con un balazo en la cara, fue concluyente para que el caso llegara a una corte marcial.

También, la entrenadora de gimnasia Pamela Rogers, de 29 años de edad, sollozó y solicitó indulgencia ante el juez Bart Stanley de Tennessee, Nueva York. Estaba imputada por haber remitido testimonios gráficos, de ella misma desvestida, a un menor de 16 años con el que mantenía relaciones carnales. Pamela entró en el calabozo y fue condenada a nueve meses de cárcel y a siete años de libertad condicional. También estaba procesada de 15 cargos de agresión sexual y 13 de violación a menores.

La crueldad contra la subsistencia de millones de niñas, violentadas a la indigencia, al hambre, a la esclavitud sexual y a la tortura física, es provocada por un infame reparto de las riquezas entre los pueblos.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris