Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El populismo del privilegiado

E. J. Dionne
E. J. Dionne
martes, 20 de abril de 2010, 02:46 h (CET)
WASHINGTON - El movimiento de protesta fiscal no es nada nuevo, representa a una minoría relativa de estadounidenses en el margen derecho de la política, y no va a determinar el resultado de las elecciones de 2010.

De hecho, ambas partes tendrán que pagar si aceptan la idea ridícula de que este movimiento de protesta creado por los medios de comunicación es la verdadera voz del pueblo. Los Demócratas pasan su tiempo buscando votos que nunca van a ganar. A su vez, los Republicanos convertirán su partido en un reducto rabioso y limitado sin esperanza de construir una mayoría viable.

El incesante énfasis de los medios en las protestas fiscales está creando una imagen distorsionada de lo que piensa la mayoría de los estadounidenses y está deformando nuestros debates políticos. El New York Times y CBS News realizaron así un servicio público la semana pasada llevando a cabo un estudio matizado de quién integra exactamente el movimiento de protesta fiscal.

Sus resultados sugieren que el movimiento es esencialmente la reaparición de una vieja derecha anti-gobierno que siempre ha estado con nosotros y que representa alrededor de una quinta parte del país. El Times informaba que los partidarios del movimiento "tienden a ser varones Republicanos blancos, casados y mayores de 45 años". Este es el populismo de los privilegiados.

Los integrantes del movimiento son mucho más propensos que otros a describir sus puntos de vista como "muy conservadores", y son decididamente más dados que el resto de nosotros a creer que se hace una montaña de un grano de arena con los problemas que enfrentan las personas negras.

Este último hallazgo apunta al hecho desconcertante que los americanos blancos son reacios a discutir: parte de su indignación con el Presidente Obama está impulsada por el color de su piel.

Decir esto despierta denuncias inmediatas de los defensores de aquellos que traen armas a los mítines, amenazan con usar la violencia para "recuperar nuestro país" y entonan viejos lemas sobre derechos de los estados y la Confederación. Así que vamos a ser claros: la oposición al presidente se debe a muchos factores que no tienen nada que ver con la raza. Pero la raza es, sin duda, parte de lo que está pasando.

Aquí está la pregunta de la encuesta en su totalidad: "En los últimos años, ¿cree usted que se han exagerado los problemas a los que se enfrentan las personas negras, se les ha restado importancia, o se les ha dado su dimensión?"

El veintiocho por ciento de todos los estadounidenses - y sólo el 19 por ciento de los que no son incondicionales de las protestas - contestaron "exagerado". Pero entre los partidarios, la cifra es del 52 por ciento. Los partidarios son tres veces más propensos que el resto de nosotros a decir que se presta mucha atención a los problemas de los negros.

Entre todos los estadounidenses, el 11 por ciento dice que las políticas de la administración Obama favorecen a los negros a costa de los blancos; el 25 por ciento de los simpatizantes de las protestas dice esto. De nuevo, hay en esto algo más que la raza, pero la raza entra en el lote.

Los entusiastas de las protestas también se alinean constantemente con la clase acomodada contra los pobres, situándoles en desacuerdo con la mayoría de los estadounidenses. La encuesta concluye que mientras sólo el 38 por ciento de todos los estadounidenses dice que "la prestación pública a los pobres les anima a seguir siendo pobres", el 73 por ciento de los partidarios lo creen así. Entre todos los estadounidenses, el 50 por ciento conviene en que "el gobierno federal debería gastar dinero para crear puestos de trabajo, incluso si esto significa elevar el déficit presupuestario". Sólo el 17 por ciento de los simpatizantes adopta este punto de vista.

En cuanto a aumentar los impuestos a las rentas superiores a 250.000 dólares al año para brindar un seguro médico a los que no tienen seguro, el 54 por ciento de los estadounidenses está a favor, frente a sólo el 17 por ciento de los partidarios de las protestas.

Y éste debe ser el primer movimiento "populista" conducido siempre por una cadena de televisión: el 63 por ciento de los activistas fiscales dice ver sobre todo Fox News "para obtener información sobre la política y los acontecimientos actuales", en comparación con el 23 por ciento del país en su conjunto.

La quinta parte de la población estadounidense de derecha decidida merece la cobertura como todos los demás, y Fox es perfectamente libre de complacer a su audiencia. Lo que no tiene sentido es permitir que una franja de opinión desvinculada de, sí, la América "real", domine a los medios y distorsione nuestro discurso político.

Los Demócratas no se enfrentan a problemas de derechistas que nunca les han votado, sino de la falta de movilización entre sus propios partidarios y de los independientes y moderados desanimados que buscan competencia en el gobierno para solucionar problemas y tienen poca confianza en su capacidad de cumplir.

Un estudio recién publicado por el Pew Research Center concluye que existe una amplia desconfianza en el gobierno, pero también en los bancos, las instituciones financieras y las grandes corporaciones. Sí, hay auténtica indignación popular. Pero no encontrará mucha en las protestas fiscales.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris