Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cosas mías   -   Sección:  

Me llaman Mou, Mou-rinho

Rodrigo Gil-Sabio
Rodrigo Gil
lunes, 19 de abril de 2010, 02:03 h (CET)
Buena parte del futuro del fútbol europeo pasa por las manos y el talento de Mourinho, probablemente el inquilino de los banquillos más odiado de Europa pero también el más talentoso –con permiso del mago Pep- en esto de diseñar onces.

Y hablo del futuro porque Mourinho tiene la llave del mercado de fichajes cara al curso que viene. Hay dos situaciones que podrían estar directamente relacionadas. Una, el hipotético triunfo de Mou sobre el todopoderoso FC Barcelona (si nos deja la nube islandesa); y otra, las declaraciones de Cristiano Ronaldo, rendido a su libreto: “Me gusta mucho, conozco su carácter, es un tipo ganador”. Pellegrini, estás perdiendo apoyos.

Si el Madrid está buscando técnico –que puede ser- y si además se marcha en junio el núcleo duro del vestuario (léase Raúl y Guti), tenemos a un Ronaldo que va a ser el ‘capo deportivo’ en los próximos años con Kaká (aún tengo fe en este otro cristiano) y que ya ha dado el placet a Mou. Lo siguiente es que Valdano negocie la salida del caballero Pellegrini (en realidad será un error, pero las leyes del fútbol condenan a un técnico que tropieza tres veces en la misma piedra) y que Florentino convenza a sus amigos los banqueros para que suelten la pasta de sus clientes (los curritos de a pie con nuestras libretas y nuestros ahorrillos) y le paguemos a Mourinho dos añitos para que empiece a montar el show en Valdebebas.

Y es que Mourino es tan bueno como mediático, un terremoto incontrolable que en el Real Madrid alcanzaría casi 10 grados en la escala Richter. Peligroso, pero apasionante también, sobre todo para los periodistas, a los que nos gusta engordar a los buitres con carroña, sobre todo a los futboleros.

Si Mourinho, además, es capaz de traerse a E’too al Real Madrid, entonces el imperio blaugrana se puede ver seriamente ultrajado, aunque va a ser muy difícil para los sufridos madridistas. De momento, lo que hay es una apasionante semifinal de Champions entre el Inter de Milán y el FC Barcelona con dos estilos antagónicos, Guardiola y Mourinho, en una partida de ajedrez a muerte donde el ganador enfilará directo la Castellana en busca de la Orejona y el perdedor tendrá mucho, mucho que perder.

Si Florentino quiere dar una vuelta de tuerca a su proyecto y que sus fieles se olviden de una temporada trágica en lo deportivo y en lo económico, nada como fichar a Mourinho que, desde la rueda de Prensa de presentación, te puede montar el pollo con algún periodista y ocupar las portadas de medio mundo al día siguiente. Y si encima hace un equipo ganador –se puede quedar solo con sus prontos (Guti quizás no le duraría ni dos semanas), aunque ha demostrado también que sabe perdonar- entonces tenemos el antiBarça listo.

Bueno y, ¿qué hago yo vendiendo a Mourinho al Madrid si a mi el que de verdad me gusta para ese banquillo es Míchel? En fin, retro que es uno.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris