Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

¿Otro vuelco en Massachusetts?

David S. Broder
David S. Broder
lunes, 19 de abril de 2010, 00:58 h (CET)
BOSTON - Antes de que hubiera un Brown Scott para sorprender al mundo político haciéndose con el antiguo escaño de Ted Kennedy en el Senado, hubo un Charles D. Baker Jr. desafiando el control Demócrata de la cámara estatal de Beacon Hill al anunciar que intentaría negar al gobernador favorito de Barack Obama, Deval Patrick, un segundo mandato.

Baker, licenciado por Harvard con 53 años de edad, no era un candidato del montón. Sus credenciales dentro del Partido Republicano quedaron demostradas durante los años en los que trabajó como responsable de presupuestos de los ex gobernadores Republicanos William Weld y Paul Cellucci, y su trayectoria empresarial se vio enriquecida con sus recientes resultados como consejero delegado de Harvard Pilgrim Health Care, la mayor aseguradora del estado de la commonwealth.

Pero el día en que inició la campaña el pasado julio, Baker anunció que apoyaba el derecho al aborto y el matrimonio homosexual. "Mi hermano es gay y está casado, y vive en Massachussets, así que estoy a favor. ¿Entiende?" declaró al The Boston Globe.

Por si el mensaje se perdía, Baker eligió más tarde como compañero de lista candidato a teniente de la gobernación a un veterano senador del estado, Richard Tisei, abiertamente gay.

Aún más sorprendente quizá fue el trasfondo de la relación Patrick-Baker. Hace cuatro años, cuando Patrick triunfó sobre sus competidores del estamento Demócrata camino de convertirse en el primer gobernador negro de Massachussets, sondeó a Baker con convertirse en su compañero en lo que sería una lista electoral independiente. Baker dijo que no, pero más tarde aceptó formar parte del equipo de transición de Patrick.

Todo esto sucedió antes de que Brown ganara las elecciones extraordinarias al Senado tras la muerte de Kennedy, añadiendo emoción a las elecciones a la gobernación y catapultando a Baker a la fama.

Durante una entrevista la semana pasada, Baker dijo intuir el potencial de los Republicanos de Massachussets siempre en minoría, ocupan sólo cinco de los 40 escaños del Senado del estado, para forjar una "nueva coalición de reformistas" logrando apoyo de los independientes y los Demócratas desencantados.

Pero el camino que tiene por delante está lleno de obstáculos. En las primarias Republicanas se enfrenta al empresario Christy Mihos, que se presentó a la gobernación como independiente hace cuatro años, y en otoño puede tener que repartir votos con Timothy Cahill, dos veces tesorero del estado en la candidatura Demócrata pero contrincante ahora de Patrick como independiente contrario a la política fiscal.

Baker superó a todos los demás candidatos en el primer período de recaudación del año, logrando en su lista de apoyos a la comunidad de los seguros, y ha indicado que luchará por controlar el tema fiscal -- prometiendo anular una subida tributaria del impuesto sobre la venta del 1,25% implantada por Patrick y la Legislatura Demócrata el año pasado en un intento de suavizar el impacto de la recesión sobre las escuelas y los servicios sociales.

En la entrevista, Baker manifestaba que su "decepción" con Patrick comenzó cuando el gobernador aprobó unos presupuestos deficitarios en sus dos primeros años, antes incluso de que llegara la recesión. Ahora las cosas parecen mucho peores.

El día de presentar la declaración este año, la prensa de Boston informaba que la cámara baja de la Legislatura había aprobado unos presupuestos que recortan la ayuda estatal a los municipios y los centros escolares un 4%, al tiempo que aprobaba la legislación extraordinaria que abre dos casinos y añade máquinas de apuestas en las carreras, con la esperanza de que produzcan millones en recaudación nueva.

Ese mismo día, Sarah Palin movilizaba a los colectivos contrarios a la política fiscal en una concentración en Boston Common. Baker no asistió pero mientras hacía campaña por el estado, recordó a su audiencia que había citado el compromiso fatídico de George H.W. Bush, "Lea mis labios. No habrá impuestos nuevos".

En una entrevista anterior, Patrick me decía que creía que los votantes de Massachussets le recompensarían por adoptar un enfoque "equilibrado" sobre la crisis fiscal a la que su estado, como muchos otros, ha tenido que enfrentarse - tratando de minimizar tanto las subidas tributarias como los recortes del gasto. Mientras tanto, ha empezado a criticar a Baker por sus vínculos con la industria de los seguros de salud, cuyas subidas de primas están causando problemas en el esfuerzo pionero de Massachussets por alcanzar la cobertura sanitaria universal.

Una victoria de Baker sería una señal de que la molesta victoria de Brown no es ninguna casualidad. Pero ha dicho con razón: "Yo sigo siendo el perdedor".

Noticias relacionadas

Carles Puigdemont, President en el exilio

Perfiles

MacIntyre y la Ética en los conflictos

Esta obra de este filósofo moral trata del deseo y el razonamiento práctico

El mal ya está hecho. El 21D un mero trámite

“El amor, la amistad y el respeto no unen tanto a la gente como un odio común hacia alguna cosa” A. Chejov

Para los primeros cristianos la Navidad no era relevante

Para los primeros cristianos la celebración del nacimiento de Jesús no era relevante

Hacer amigos

Los amigos nos sacan de la soledad social que tantos estragos ocasiona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris