Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Los fantasmas del guerracivilismo

Mario López
Mario López
lunes, 19 de abril de 2010, 00:54 h (CET)
Hay muchos cronistas y predicadores radiofónicos que insisten a diario en la porfía de acusar de guerracivilistas al presidente del Gobierno y a todos los que nos sumamos a la iniciativa suya que pretende devolver la dignidad a los represaliados por la dictadura franquista, y, por extensión, al conjunto de los españoles. Llegan a verter sentencias tan tremendas como: "los perdedores de la Guerra Civil quieren ganar con la democracia lo que no ganaron en el campo de batalla". Es impresionante.

Pues qué es si no la democracia más que la restitución de un orden legítimo subvertido por un golpe de Estado militar. Parece que lo que quieren decir es que lo que se gana en la guerra no se puede perder en unas elecciones democráticas. Vamos, que ellos siempre han de estar en el poder porque lo ganaron en 1939 a golpe de cañón. Y lo más gracioso es que, una vez dicho esto, nos quieren dar lecciones de democracia, defendiendo el espíritu de reconciliación vivido en la Transición. ¿Se puede ser más cínico? Es impresionante. Ahora la moda es afirmar que la izquierda está buscando una confrontación violenta entre los españoles. Pero, en fin, puestos a decir lo que a uno le parece, ¿se han pensado alguna vez estos individuos de derechas qué hubiera ocurrido si el Ejército español de 1936 hubiera sido como el actual? Estoy seguro de que, por mucho que bramen las turbas reaccionarias, en este país tendrán que pasar siglos antes de que se vuelva a producir otra Guerra Civil. Pero, en cualquier caso, de lo que también estoy seguro es de que el grueso de nuestro Ejército siempre va a estar al lado del Gobierno de la nación y del pueblo soberano, al revés de lo que sucedió en 1936, cuando nuestros generales bebían de la doctrina de Mussolini y José Antonio y llevaban décadas con las manos manchadas de sangre rifeña. Las Fuerzas Armadas de hoy en día se distinguen precisamente por su inquebrantable fidelidad a los valores democráticos y a la ciudadanía, porque, por fin y felizmente, forman parte de ella.

Noticias relacionadas

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris